Venezuela cerró el 2017 con una inflación acumulada del 2.616 %, según datos difundidos hoy por la Asamblea Nacional (Parlamento), dominada por la oposición, que calculó en 85 % la inflación de diciembre pasado.

"No hay aumento de salario que pueda combatir esta situación", dijo durante la presentación Rafael Guzmán, de la comisión de Finanzas del Parlamento, el único poder del Estado controlado por la oposición, en alusión a las sucesivas actualizaciones de los salarios con las que el Gobierno de Nicolás Maduro trata de contrarrestar los aumentos de precios.

"Somos el único país en hiperinflación (inflación de más del 50 %) del mundo", afirmó el diputado opositor citado por la agencia española de noticias EFE.

El Parlamento es la única institución oficial que publica cifras de inflación en Venezuela

El Parlamento venezolano es la única institución oficial que publica cifras de inflación, después de que en 2015 el Banco Central dejara de ofrecer números sobre ese y otros indicadores económicos.

Un cálculo preliminar difundido por la empresa de análisis financiero Ecoanalítica a fin de diciembre pasado situaba la inflación acumulada de 2017 en 2.735%.

Según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), Venezuela es el único país que cierra 2017 con una inflación anual de cuatro cifras, seguido por Sudán del Sur, con el 111%, y República Democrática del Congo, con 50%.

En tanto, el papa Francisco advirtió sobre la "crisis política y humanitaria cada vez más dramática y sin precedentes" en Venezuela, al tiempo que demandó respuestas "sin demora a las necesidades primarias" de la población del país sudamericano.

"Dentro de contextos nacionales, la apertura y la disponibilidad del encuentro son esenciales. Pienso especialmente en la querida Venezuela, que está atravesando una crisis política y humanitaria cada vez más dramática y sin precedentes", dijo el pontífice al pronunciar el saludo de inicio de año al cuerpo diplomático acreditado ante el Vaticano.

"La Santa Sede, mientras que exhorta a responder sin demora a las necesidades primarias de la población, desea que se creen las condiciones para que las elecciones previstas durante el año en curso logren dar inicio a la solución de los conflictos existentes, y se pueda mirar al futuro con renovada serenidad", agregó Jorge Bergoglio en su mensaje de casi una hora en la sala Regia del Palacio Apostólico vaticano.

El pedido del papa argentino se da luego de los intentos de la diplomacia vaticana por actuar como "facilitadora del diálogo" entre el gobierno y la oposición de Venezuela a fines de 2016, una iniciativa que "no caminó", según reconoció el propio pontífice en declaraciones a periodistas en abril pasado.