Corea del Sur restó importancia a informaciones que aseguran que el líder norcoreano, Kim Jong Un, fue sometido a una operación quirúrgica, mientras los rumores se multiplican debido a su ausencia durante ceremonias importantes la semana pasada.

El 15 de abril,  Pyongyang conmemoró el aniversario del nacimiento del fundador del régimen, Kim Il Sung, abuelo de Kim, pero a pesar de ser la fecha más importante del calendario político anual, Kim no apareció en ninguna de las fotografías difundidas por la prensa oficial, informaron medios internacionales.

Daily NK, un medio de comunicación digital especializado en Corea del Norte, afirmó que Kim fue operado en abril por problemas cardiovasculares y está convaleciente en una mansión de la provincia de Pyongang del Norte.

"El tabaquismo excesivo, la obesidad y la fatiga motivaron el tratamiento cardiovascular urgente al que fue sometido Kim", afirmó, citando una fuente norcoreana no identificada.

Mientras que la cadena estadounidense CNN, citando a un alto cargo estadounidense no identificado, informó que Washington está "estudiando informaciones" según las cuales Kim Jong Un está "en grave peligro después de una operación quirúrgica".

Desde el gobierno surcoreano afirmaron que "no tenemos nada que confirmar y no se ha detectado ningún movimiento en particular en Corea del Norte.

La agencia de prensa surcoreana Yonhap por su parte consideró, citando declaraciones de un alto responsable surcoreano que pidió reserva de identidad, que las informaciones que apuntan que Kim está gravemente enfermo "no son ciertas".

La última aparición pública de Kim de la que se tiene constancia gracias a las fotos oficiales se remonta al 11 de abril, cuando presidió una reunión de la oficina política del partido durante la cual había pedido medidas más severas para luchar contra el nuevo coronavirus.

Pyongyang, que cerró sus fronteras y aplicó restricciones a la población, afirma que no ha registrado ningún caso de Covid-19.