Las redes sociales se convirtieron en un espacio ideal para generar y compartir contenido. Esto hace tiempo que se extendió no solo a los usuarios normales, sino también a influencers y marcas.

En estas plataformas, es posible experimentar y compartir contenido en diversos formatos. Sin embargo, uno de los más populares que se encuentra presente en todas las redes sociales son, sin dudas, los videos.

Este formato tiene sus características propias y específicas que debemos tener en cuenta. Por eso, en esta nota, repasamos algunas de las claves esenciales para crear y compartir contenido atractivo en las redes sociales.

Edición de videos

Una de las principales claves para crear contenido audiovisual es conseguir un editor de videos de calidad. Podemos encontrar diversas clases de estos programas. Algunos requieren más conocimientos y otros ofrecen una interfaz intuitiva para crear videos profesionales de manera simple y rápida.

Esta clase de software, generalmente, trabaja de manera online. Esto es una ventaja ya que no solo agiliza el proceso, sino que además permite guardar el progreso de manera automática en la nube, evitando pérdidas de trabajo.

Estándares de duración

A la hora de diseñar contenido para las redes, un factor esencial que hay que considerar es la duración del mismo. Esto se debe a que cada una de estas plataformas cuenta con estándares precisos que es necesario cumplir.

Facebook es una de las redes sociales más flexibles con este parámetro, ya que permite compartir videos de hasta 121 minutos. En cambio, en el feed de Instagram no se pueden superar los 60 segundos y, en Twitter, el límite es de 140 segundos.

Temática concreta

Otro punto esencial que debemos tener en cuenta es lo que deseamos comunicar, es decir, el mensaje puntual que queremos transmitir. Es fundamental que nuestro video sea transparente y fácil de entender para nuestra audiencia.

Por ello, es recomendable pensar con anterioridad la temática del video y mantenerla siempre presente. Resulta clave, en este aspecto, la existencia de una base o guía para seguir tanto en la grabación como edición del contenido.

Experimentar con formatos

Las redes sociales nos permiten variar en formatos, incorporando y actualizando permanentemente nuevas herramientas para enriquecer el  contenido. Algunos ejemplos que podemos mencionar son:

Stories en Instagram:

Este es uno de los formatos más exitosos y populares entre los usuarios de esta red. Si bien los videos son cortos, permite grabar varios consecutivos, por lo que el límite no es tal. Además, es posible agregar diversos efectos y elementos  como GIF, palabras, música e imágenes, entre muchos otros.

Videos en bucle

Otro formato que funciona muy bien en las redes son los videos en bucle o, como se llaman en Instagram, los boomerang. Este formato consiste en repetir indefinidamente un video de corta duración. En el caso de Twitter, cualquier video con menos de 6.5 segundos se repite en bucle.

Videos 360°

Esta clase de videos ofrecen al usuario una experiencia inmersiva, ya que le permiten mover la cámara mientras el video se reproduce. Facebook y YouTube son las redes que soportan este formato.