La policía de Hong Kong detuvo a 230 personas acusadas de haber incurrido en el delito de desorden público, por su presunta participación en las protestas antigubernamentales que tuvieron lugar el domingo en varios puntos de la región.

En un comunicado, las fuerzas de seguridad indicaron que en el monitoreo en redes sociales de las convocatorias a realizar manifestaciones, los agentes sospecharon que se podrían producir violaciones de las medidas de distanciamiento social impuestas por el coronavirus, que prohíben reuniones de más de ocho personas.

La policía indicó así que condena las protestas "por violar las medidas de control y prevención de enfermedades del gobierno" según informaciones de la emisora de radio RTHK.

"Pedimos, debido a la severa situación provocada por el virus, que cualquier grupo se abstenga de aumentar el riesgo de contagio. (...) La policía mantendrá una política de cero tolerancia con cualquier violación", advierte el comunicado.

Las protestas del domingo fueron las primeras en el territorio hongkonés desde que estalló el brote de coronavirus que interrumpió la cadena de manifestaciones iniciadas en junio del año pasado.

El fin de semana, cientos de personas se congregaron en una decena de centros comerciales para condenar, una vez más, la dependencia de las autoridades respecto de China, en una repetición a menor escala de las multitudinarias manifestaciones realizadas los meses previos a la pandemia que demandaban la independencia judicial del territorio.

La fuerte presencia policial logró frustrar la principal convocatoria que exigía la independencia y la dimisión de la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, pero se registraron focos menores de manifestaciones en al menos seis distritos de la región administrativa especial china, informó la agencia de noticias DPA.

Los manifestantes, por su parte, acusan al gobierno de mantener vigentes las leyes de distanciamiento social para evitar protestas ya que la ciudad no ha registrado nuevos casos de Covid-19 transmitidos localmente en las últimas tres semanas, aunque sí tres contagios importados en las últimas horas.