El expresidente Luiz Inacio Lula Da Silva envió una carta al pueblo en la que subrayó que la Ley Electoral garantiza que solamente podría dejar de ser candidato si muere, renuncia o fuera descartado por la justicia.

"No pretendo morir, no considero renunciar y voy pelear por mi registro hasta el final", recalcó Lula, a lo que añadió, "no quiero favores, quiero justicia. No cambio mi dignidad por mi libertad".

Además, insistió en que solo pide que los derechos que hace años vienen siendo reconocidos por los tribunales en favor de otros candidatos también sean observados para él, pues "no puedo admitir casuismo ni juicio de excepción".

Entre tanto, el candidato a la vicepresidencia de Brasil, Fernando Haddad, indicó que no se irán de las calles hasta que Lula sea nuevamente presidente de Brasil y aseguró que el único candidato que puede sacar a Brasil de la crisis es Lula.