Las autoridades de Corea del Norte decidieron cortar todas las líneas de comunicación con Corea del Sur, comunicó la Agencia Telegráfica Central de Corea.

Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano Kim Jong-un y vicedirectora primera de un departamento del Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea, y Kim Yong-chol, vicepresidente del partido, "instruyeron sobre todo cortar por completo todas las líneas de comunicación entre el Norte y el Sur", informó la agencia.

Pyongyang dijo que el cierre de los canales de comunicación responde al fracaso de las autoridades de Corea del Sur en impedir que activistas surcoreanos distribuyan propaganda anticomunista a través de la frontera, según la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA).

Las autoridades norcoreanas llegaron a la conclusión de que no tienen nada que discutir con el Gobierno surcoreano, que "con el transcurso del tiempo ha causado solo decepción", según la ATCC.

"Las medidas actuales son un paso de la primera etapa después de la decisión de bloquear por completo todos los espacios de contacto con organismos de Corea del Sur", dice la nota.

Por su parte, Seúl subrayó la importancia de mantener abiertas las líneas de comunicación y prometió mantener los acuerdos intercoreanos.

Durante años, activistas surcoreanos, entre los que hay desertores del Norte, han arrojado propaganda en contra del régimen comunista de la dinastía Kim, algo que el gobierno surcoreano permitió argumentando que no pueden socavar su derecho a la libertad de expresión.

La semana pasada, Corea del Norte volvió a quejarse por la distribución de folletos en su territorio.