El representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert E. Lighthizer, dijo que están dispuestos a encontrar una solución al conflicto que mantienen con la Unión Europea sobre las ayudas a Boeing y Airbus y recalcó que Europa no podría imponer aranceles a los productos estadounidenses, basado en que Washington ya revocó la exención fiscal de la que se beneficiaba Boeing.

Según señala en un comunicado, esas ayudas se eliminaron con efecto al partir del 1 de abril de 2020. Por tanto, consideran que, según las normas de la OMC, la UE no podría aplicar las contramedidas autorizadas al haberse eliminado la medida que genera controversia.

"La UE no tiene ninguna base válida para tomar represalias contra ningún producto estadounidense", ha asegurado Lighthizer. EEUU considera que cualquier imposición de aranceles basada en una medida que ha sido eliminada "es claramente contraria a los principios de la OMC y obligará a una respuesta de los Estados Unidos".

El país está dispuesto a trabajar para solucionar el conflicto y "restablecer la competencia leal y la igualdad de condiciones" en el sector aeronáutico, aseguran. 

Hace un año, la OMC autorizó a Estados Unidos a imponer aranceles por un valor total de 6.400 millones de euros a productos importados de Europa como represalia por las ayudas que la Unión Europea había dado a Airbus. Por ello, EE.UU. impuso aranceles a la Unión Europea en un 15% para los productos de aviación civil y un 25% para los demás.

Washington indicó que mantiene los aranceles debido a que la Unión Europea no ha retirado los "miles de millones de euros de subvenciones ilegales", pero que, para "maximizar las posibilidades de éxito en las negociaciones, han actuado con moderación al negarse a imponer a la UE la totalidad de las contramedidas autorizadas".