Las autoridades de la ciudad china de Wuhan, el primer foco de propagación del Covid-19, decretaron una prohibición total del consumo, la caza, la cría y el comercio ilegal de animales salvajes, declaró el Gobierno de la ciudad en un comunicado.

"Se impone un veto total al consumo de animales salvajes y de sus productos, la prohibición se aplica a todos los animales terrestres, también los incluidos en la lista estatal de animales protegidos, en la lista de animales de valor económico o científico importante, los animales que crecen y se reproducen en condiciones naturales y los animales salvajes criados por el hombre", destaca el decreto.

Asimismo se prohibió la caza de animales salvajes, y su cría en cautiverio con propósito de consumo.

Las autoridades de Wuhan también prohibieron la venta ilegal de esos animales, tanto en mercados convencionales como a través de internet.

La proscripción de esa actividad por un período de 5 años entró en vigor este 20 de mayo, desde el momento de la publicación del documento.

El pasado 24 de febrero, el Comité Permanente de la Asamblea Popular de China decidió prohibir el comercio ilegal de animales salvajes y erradicar el hábito de consumir esos animales, muy arraigado en la población.

Esa decisión fue una respuesta a la propagación de la pandemia de COVID-19, ya que, según los científicos, los primeros en contagiarse del nuevo coronavirus fueron murciélagos, pero anteriormente sus portadores podrían haber sido los pangolines.