El presidente chino, Xi Jinping, confirmó que se reunirá con su homólogo estadounidense, Donald Trump, durante la próxima cumbre de líderes del G20 que tendrá lugar a finales de este mes en Argentina, según informó la agencia estatal Xinhua.

"He acordado reunirme con Trump durante la próxima cumbre del G20, donde las dos partes tendremos la oportunidad de intercambiar en profundidad puntos de vista en asuntos de interés común", dijo Xi durante un encuentro que mantuvo en Beijing con el exsecretario de Estado estadounidense Henry Kissinger.

Según Xi, pese a los recientes "altibajos" en la relación bilateral, los lazos chino-estadounidenses han mantenido un "progreso estable" en las últimas cuatro décadas y añadió que es el deseo de la comunidad internacional que la relación avance "en la dirección correcta". Las palabras del líder chino permiten abrigar esperanzas de una eventual tregua en la guerra arancelaria que actualmente mantienen los Estados Unidos y China, y que amenaza con frenar el crecimiento de la economía a nivel global, según advirtió en los últimos días la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

El canciller chino, Wang Yi, también se reunió con Kissinger, a quien Xi definió como "un viejo amigo del pueblo chino", alabando su contribución al restablecimiento de los lazos chino-estadounidenses hace más de 40 años.

Durante su reunión con Kissinger, el canciller consideró que China y Estados Unidos "pueden" y "deben" resolver sus diferencias comerciales "de manera adecuada", esto es, "a través de un diálogo en pie de igualdad".

"La cooperación puede ser beneficiosa para ambas partes y es la única opción correcta para los dos países. Los intereses comunes son más importantes que las diferencias", dijo Wang.

Las dos principales potencias económicas del mundo mantienen desde julio una guerra arancelaria, que se suma a una serie de recientes episodios de tensión en el mar de China Meridional, donde buques estadounidenses han navegado por aguas que China reclama como suyas, acto que Beijing considera una "provocación".

El pasado martes, el vicepresidente chino, Wang Qishan, aseguró en Singapur que el país asiático está preparado para iniciar un diálogo con Estados Unidos para llegar a un acuerdo "aceptable para los dos partes" en materia comercial.

En tanto que Yang Jiechi, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China, consideró que "las relaciones comerciales de Estados Unidos y China tienen un carácter de beneficio mutuo, ambas partes deben hallar por medio de un diálogo en condiciones de igualdad una solución adecuada", señaló, citado en el sitio web de la Cancillería china.

El ofrecimiento del vicepresidente coincide con el reciente anuncio de la reanudación de la segunda ronda del diálogo sobre seguridad y diplomacia en Washington, que había sido aplazado en octubre.