A pesar de la pandemia, hay menos atrasos en los pagos de expensas, a la vez que aumentó fuertemente el uso de medios digitales (en especial las transferencias) para el pago, según un relevamiento de 100.000 unidades de CABA, Gran Buenos Aires y principales ciudades del interior del país.

Si bien en los primeros meses de cuarentena estricta (marzo, abril 2020) aumentó fuertemente el porcentaje de deudores, comparando el mes de enero 2020 con el mismo de 2021, el porcentaje de unidades que acumulan deuda en el pago de expensas descendió del 42 % al 27%, tomando en cuenta la cantidad de unidades con deuda, más allá de los montos.

La información fue elaborada por Octavo Piso, un sistema web para la administración on line de consorcios, tomando en cuenta los datos de 100.000 unidades, pertenecientes principalmente a edificios y también barrios privados, con mayor predominio de CABA y provincia de Buenos Aires, y en menor medida ciudades del interior del país.

De acuerdo con los datos relevados, el mes de abril 2020 tocó el pico de deuda de consorcistas, pero a partir de ese mes (caracterizado por la cuarentena estricta), la situación fue mejorando de manera sostenida. 

A su vez, en el mismo informe se contabilizó la forma de pago de cada una de las unidades, desde enero 2020 hasta febrero 2021. En este caso, en línea con las expectativas de la transformación digital producida en casi todas las industrias durante la pandemia, se pudo constatar que los medios de pago presenciales (efectivo, cheque, depósito) cayeron de un 53.81% en enero 2020 a un 20% en febrero 2021.

En ese sentido, el medio de pago que más se incrementó en este período fue la transferencia bancaria, que pasó de 27.78% a un  51%. Mientras que el uso de billetera electrónica, una tendencia creciente en el último tiempo, aun no se ha instalado en este segmento, representando menos de un  10% de los pagos registrados.

El seguimiento realizado durante un año se realizó sobre un 75% de propiedades correspondientes a edificios y el 25% restante a barrios privados.

A su vez, del total de las unidades analizadas, el 50 % están ubicadas en la Ciudad de Buenos Aires, mientras que un 40 % son de la provincia y el 10 % restante de grandes ciudades del interior del país.