El presidente de Aguas Bonaerenses S.A, Raffaele Sardella, firmó un contrato con el Sindicato de Aguas de Francia (SEDIF), lo que permitirá a la distribuidora bonaerense formar parte del Club des Grands Services de l'Eau (CGSE), que integran los grandes operadores de servicios de agua potable en el mundo, para encontrar conjuntamente soluciones en problemáticas vinculadas a la gestión integral del agua.

El acuerdo se reglamentó en la planta potabilizadora Ingeniero Donato Gerardi de Punta Lara, que fue puesta en valor recientemente a través de una inversión de $690 millones y que brinda servicio al 60% de la ciudad de La Plata y a otras zonas aledañas como Ensenada.

El SEDIF es la autoridad responsable de la producción y distribución de agua potable en 150 municipios en el área metropolitana de París, es decir, 240 millones de litros de agua cada año, suministrados a través de una red de 8.600 kilómetros de tuberías.

En cuanto al convenio, Raffaele afirmó que “permitirá intercambiar experiencias que puedan servir de ayuda como modelos de aportes tecnológicos, innovación, nuevas ideas y know how técnico” e indicó que “ ABSA estará en el CGSE como representante de América Latina, no sólo de la Provincia de Buenos Aires”.

En resumen, ABSA se incorpora oficialmente al Club del que participan distintas empresas distribuidoras de agua como lo son el operador belga De Watergroep, Milwaukee, Rabat, Praga, Sydney, Washington DC y Shanghai Pudong.

Por último, el evento contó con la presencia del vicepresidente de la SEDIF, Richard Dell´Angola, el embajador francés, Pierre-Henri Guignard, y el director de Veolia, Juan Carlos Hegouaburu.