AT&T está explorando una oferta pública inicial (OPI) de su participación en el negocio de DirecTV Latin America y ha presentado una declaración de registro ante los reguladores estadounidenses.

La división, adquirida en la compra de DirecTV por u$s48.500 millones en 2015, incluye un servicio de televisión satelital en el Caribe y en países sudamericanos desde Colombia a Argentina, más una participación del 93% en Sky Brasil y un 41% de Sky México. La compañía contaba con más de 12 millones de suscriptores de televisión latinoamericanos cuando AT&T la adquirió, informó Bloomberg.

La agencia de noticias Reuters, citando fuentes, informó el año pasado que AT&T estaba evaluando la venta de sus operaciones de televisión por pago en Latinoamérica mientras buscaba reducir su deuda tras la anunciada adquisición de Time Warner por 85.400 millones de dólares.

El mercado público podría valorar el negocio de DirecTV entre u$s8.000 millones y u$s10.000 millones, dependiendo de qué activos se incluyan.

Aunque la empresa tiene un negocio creciente de telefonía celular en México, sus otros activos latinoamericanos son más "tibios". Los ejecutivos de AT&T vienen debatiendo varias operaciones de televisión en la región como una manera de extender el alcance de sus futuros programas de Time Warner.

Pero al mismo tiempo, algunos de los gobiernos y economías como Venezuela y Brasil han sido desafiantes.