Los dueños de la constructora CRIBA, una de las compañías de obra pública y privada más importantes del país, fueron acusados de presunta evasión impositiva y lavado de dinero en su negocio de realización de eventos.

Se trata de Santiago Tarasido y Mariano Tarasido, a quienes se acusa de cobrar la realización de eventos 50% en blanco y otro tanto en negro.

Ambos enfrentan una acusación por parte del abogado penalista Guillermo Tiscornia, radicada en el juzgado penal económico 2, a cargo de Pablo Yadarola, e investigada por el fiscal Pablo Turano, según pudo averiguar NA.

Los Tarasido serían dueños del 65% de Madero Walk Eventos, donde cobrarían el 50% del valor de las fiestas privadas facturando, en tanto que el otro 50% lo harían en negro, según la denuncia.

Tiscornia representa a un denunciante que, si el juez Yadarola lo dispone, se transformaría en querellante.

Madero Walk es uno de los salones más exclusivos de la Ciudad de Buenos Aires, y su listado de clientes abarca importantes empresarios, funcionarios y famosos de todo tipo.

Además de la acusación anterior, Santiago y Mariano Tarasido enfrentan dos denuncias más, indicaron fuentes judiciales.

Una en el Juzgado Criminal y Correccional 63, por supuesta administración fraudulenta, en la cual habrían incurrido contra su socio minoritario en Madero Walk Eventos.

Y una tercera causa tramita ante el juzgado federal 10, a cargo del doctor Julián Ercolini.

En la misma se los acusa de propagación de la pandemia del Covid-19 por las condiciones en las cuales trabajan sus empleados, que serían probadas por lo menos mediante un video.