Las aerolíneas latinoamericanas registraron en abril una caída en la demanda de pasajeros del 98,3% en comparación con el mismo mes del año pasado.

Según datos difundidos por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo ( IATA), la capacidad ofrecida por las líneas aéreas de América Latina cayó 97%, y el factor de ocupación disminuyó en 34,5 puntos porcentuales para ubicarse en el 48,1%, el más bajo entre las regiones.

A nivel global, la demanda de servicios aéreos está comenzando a recuperarse después de tocar fondo en abril, donde la demanda de pasajeros (medida en ingresos por kilómetros de pasajeros o RPK) cayó 94,3% en comparación con abril de 2019.

Esto se debió a las restricciones de viaje relacionadas con la Covid-19, que prácticamente bloquearon los viajes aéreos nacionales e internacionales, para llegar a una tasa de disminución nunca vista en la historia del tráfico aéreo de IATA, que se remonta a 1990.

Las cifras muestran que el total de vuelos diarios aumentó 30% entre los puntos más bajos registrados el 21 de abril y el 27 de mayo, principalmente en operaciones nacionales, y si bien este aumento no es significativo para la dimensión global de la industria del transporte aéreo, sí sugiere que la industria ha visto el fondo de la crisis.

"Abril fue un desastre para la aviación ya que los viajes aéreos se detuvieron casi por completo. Pero abril también puede representar el punto más bajo de la crisis", dijo Alexandre de Juniac, director general y CEO de IATA.

"Los números de vuelo están aumentando. Los países están comenzando a levantar las restricciones de movilidad, y la confianza empresarial está mostrando una mejora en mercados clave como China, Alemania y los Estados Unidos. Estas son señales positivas a medida que comenzamos a reconstruir la industria desde un punto muerto", destacó.