El sector aerocomercial está cada vez más convulsionado luego de tres meses de inactividad. A horas de que el grupo aéreo Latam anuncie su retirada del mercado local, Air France es otra empresa que prepara un severo plan de ajuste.

Fuentes sindicales citadas por los medios franceses aseguran que la aerolínea pretende suprimir entre 8.000 y 10.000 empleos en los dos próximos años, lo que supone entre el 10% y el 15% de su plantilla. No obstante, llevará a cabo este recorte sin despidos, como le pide el Gobierno francés, que le acaba de conceder avales estatales para dos préstamos por importe de 7.000 millones de euros.

Según informa EFE, la aerolínea aún no ha hecho ningún comentario al respecto. Tampoco ha confirmado la cifra el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, si bien ha reconocido en una entrevista concedida a la emisora France Inter que los "ajustes serán necesarios". Recuerda que Lufthansa va a reducir 22.000 empleos y British Airways, en 12.000.

El ministro, en cualquier caso, pone una "línea roja" que Air France no podrá cruzar si quiere seguir gozando del respaldo del Ejecutivo: "Que no haya salidas forzadas". Según el diario económico Les Echos, todos los gremios de la compañía aérea se verán afectados: entre 4.000 y 6.000 del personal de tierra, que asciende a 34.413 trabajadores; entre 2.000 y 2.500 tripulantes de cabina de un total de 15.461; y unos 400 de los 4.217 pilotos que forman parte de la aerolínea.

La aerolínea -de acuerdo con el diario económico- ha establecido esas cifras a partir de un escenario en el que espera una disminución de su actividad del 20% en 2021 y de 10% en 2022 respecto a 2019, lo que significaría una caída inferior a la de sus principales competidores.

Air France-KLM está tratando de prescindir de los trabajadores después de recibir un rescate de 7.000 millones de euros (USD7.900 millones) del Gobierno francés, incluidos préstamos directos y fondos comerciales respaldados por el Estado. Según los términos del rescate, el negocio francés, que emplea a 46.000 personas, acordó un recorte de 40% en la capacidad doméstica para fines del próximo año y una reducción de las emisiones de carbono.

KLM, propiedad de la aerolínea, está en conversaciones sobre un rescate holandés de hasta 4.000 millones de euros y ya ha puesto en marcha un plan voluntario de salida. Se estaba discutiendo un "proyecto similar" en Air France y también alentaría al personal a trasladarse a París desde las provincias.