El consorcio aeronáutico europeo Airbus confirmó que procederá a una reducción de personal en sus plantas de Francia, Alemania, Reino Unido y España que afectará a un máximo de 3.700 puestos de trabajo.

El ajuste responde a la disminución de la cadencia de fabricación del modelo gigante A380 y del avión de transporte militar A400M, que se ensambla en la planta de Sevilla (España), indicó la compañía en un comunicado.

Fuentes de la empresa subrayaron a la agencia Efe que ese ajuste de la producción no implica que se vaya a despedir a 3.700 personas, sino sólo que la medida tendrá un impacto máximo sobre ese número de puestos de trabajo.

"La compañía va a tratar de recolocar al máximo de empleados afectados en otros programas con mayor carga de trabajo", explicaron las fuentes, que recordaron que cada año Airbus gestiona un índice de movilidad interna de un 12 por ciento.

Las fuentes señalaron también que la reducción se concretará en concertación con los sindicatos y con medidas de atenuación.

Al término de la reunión del comité de empresa celebrada ayer en Toulouse, fuentes sindicales indicaron a Efe que la reducción será de 800 puestos en España, de 1.900 en Alemania, de 470 en Francia y de medio millar en el Reino Unido.

Entre los programas que viven actualmente un incremento en la cadencia de producción figura el del A350, el avión de mediana capacidad y larga autonomía, cuya producción se está viendo incrementada.