El fabricante de aviones europeo Airbus hizo su evaluación más severa del daño causado por la crisis del coronavirus hasta la fecha y dijo a sus 135.000 trabajadores que se preparen para la que será la reducción de empleo más profunda de las últimas décadas.

En una carta al personal, el presidente ejecutivo, Guillaume Faury, dijo que Airbus está "desangrando efectivo a una velocidad sin precedentes" y que una caída reciente de un tercio en las tasas de producción aún no refleja el peor escenario. La firma ha comenzado a implementar esquemas de licencia asistidos por el gobierno, comenzando con 3.000 trabajadores en Francia.