En consonancia con la baja generalizada por el efecto cornavirus, Adidas se suma al listado de firmas auxiliadas con un desembolso que asciende a 3000 millones de euros (USD 3.300 millones) asignado por el gobierno alemán. 

La marca de las tres tiras reportó un desplome de hasta el 80% en sus ingresos a partir del cierre del mercado chino, que se acuentuó por el contagio expansivo del covid-19 en todo el mundo, lo que obligó a desprenderse de sus locales de venta en Europa, Estados Unidos y Canadá, en tanto que desde la mesa directiva anunciaron la interrupción en el pago de dividendos mientras dure la pandemia. 

El paquete asignado corresponde a una línea de crédito "revolving", con 2.400 millones en compromisos de préstamos del banco estatal alemán KfW y otros 600 millones adicionales de la mano de un consorcio de bancos asociados en Adidas, por lo que la firma anticipó que "devolverá todo el dinero utilizado, incluyendo los intereses y tasas tan rápido como sea posible". 

El rescate al gigante de la indumentaria deportiva fue foco de críticas en el país germánico, despúes de que a fines de marzo se acoplaran al decreto del gobierno de Angela Merkel en donde se ordenaba el cierre de locales "no esenciales" por lo que la firma decidió como contrapartida dejar de pagar el alquiler de sus tiendas. 

En aquella oportunidad, el ministro de Finanzas Olaf Scholz cuestionó a las empresas por no evaluar la toma de "decisiones drásticas" que puediesen dañar a los propietarios.

"Es muy molesto que grandes compañías decidan simplemente dejar de pagar el alquiler", sostuvo Scholz al diario Bild, instando a las empresas que se pongan en contacto con los propietarios para encontrar soluciones.