Air France-KLM cerró 2017 en números rojos con unas pérdidas de 275 millones de euros (unos u$s340 millones), frente a los 792 millones de euros de beneficio que obtuvo el ejercicio anterior, debido a los gastos adicionales derivados del aporte a los dos planes de pensiones de sus trabajadores. Durante 2017, Air France-KLM elevó un 3,8% sus ingresos hasta los 25.781 millones de euros.