La cantidad de puestos callejeros de venta ilegal retrocedió en marzo 35,6% respecto de igual período de 2017 en la Ciudad de Buenos Aires, mientras que frente a febrero pasado se verificó un incremento superior al 100%, según un relevamiento realizado por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).

Durante el tercer mes del año se detectaron 490 puestos de venta ilegal y las diez cuadras más afectadas contuvieron al 64,5% del total verificado en arterias de la ciudad entre las que se destacaron la calle Perú, en pleno microcento, y Bartolomé Mitre al 2700, en el barrio de Once.

El rubro más comercializado en estos puestos fue Alimentos y Bebidas, que abarcó el 27,2%; seguido por Indumentaria y calzado, con el 25,8% del total.

El principal centro de comercialización ilegal para esas categorías fue la estación Constitución, entre las estaciones y plazas, y Perú y zona Once, entre las avenidas y calles.

Por otro lado, en marzo se verificó una baja en los casos de piratería -de 44,2% respecto de marzo de 2017-, al detectarse un total de 134 puestos, mientras que en comparación a febrero se observó una suba de 306,1%, explicada por la muy baja base de comparación.

La avenida Avellaneda y la estación Retiro se posicionaron como las principales zonas de venta de productos falsificados. Dentro de indumentaria y calzado las marcas más afectadas fueron Adidas y Nike.