En plena pandemia por el coronavirus, la mayoría de los sectores ven como sus balances se derrumban a paso acelerado. Sin embargo, hay una industria que se está disparando, muy beneficiado por la situación actual: el comercio electrónico.

Y uno de los "grandes ganadores" es Amazon, la compañía norteamericana que atraviesa una época dorada gracias a su aceitada red de entregas. En este contexto, la firma comandada por Jeff Bezos ya había contratado más de 100.000 personas en las últimas semanas y ahora confirmó que sumará otros 75.000 trabajadores.

Todo esto se da en un polémico contexto donde el CEO y fundador de la compañía se mostró muy inflexible respecto a los derechos laborales de sus empleados, así como también muy estricto a la ausencia por casos positivos de COVID-19. Sin embargo, desde la firma afirmaron que mejorará las medidas de seguridad, así como también subirá los sueldos.

Esas contrataciones llegan con el anuncio de la subida del sueldo de los empleados (2 euros más por hora en varios países europeos, por ejemplo), y el alza al doble del sueldo para horas extras. También se han puesto en marcha diversas medidas adicionales para proteger a los empleados ante la pandemia: se han suministrado mascarillas y se hacen mediciones de temperatura frecuentes, por ejemplo.

En la CNBC indican que a pesar de esos cambios y mejoras en las condiciones de trabajo, "trabajadores de al menos tres de sus fábricas han protagonizado protestas para pedir mejores mecanismos de protección".

En The Washington Post señalaban además que dos de sus empleados habían sido despedidos por esas protestas públicas, algo similar a lo que ocurrió hace pocos meses. También ha habido críticas por los retrasos en los periodos de entrega, que se supone podrán ser aliviados con estas nuevas contrataciones.

Como si fuera poco, el precio de las acciones en NASDAQ de Amazon se dispararon y alcanzaron niveles históricos.

Un empleado de Amazon en San Fernando de Henares reveló a Xataka que la actividad es efectivamente notable e indicaba que "estamos como si fueran navidades", además de confirmar que en las últimas semanas han estado contratando gente. "Solo ayer vi un grupo de unos 30 nuevos", explicaba.

Estos datos explican en parte el comportamiento de Amazon en la bolsa estadounidense. Las acciones de esta empresa sufrieron una caída espectacular hace semanas junto a la mayoría de los valores del mercado, pero su recuperación está siendo igualmente prodigiosa.

De hecho es mucho más rápida que la de otros grandes de la tecnología como Apple, Google o Microsoft que han recuperado parte del terreno perdido en los últimos días. Amazon está ya en niveles de máximos históricos, y la situación de confinamiento está sirviendo para que el gigante del ecommerce se convierta en una opción más llamativa que nunca.