La compañía aérea estadounidense American Airlines advirtió que podría despedir hasta 25.000 empleados en octubre debido a que sus ingresos disminuyeron notablemente en los últimos meses por la pandemia de coronavirus y las medidas impuestas en los diferentes estados del país imposibilitan realizar planes para sostener al personal frente a la actual situación económica.

La empresa consideraba que el tráfico aéreo estaría restablecido en ese momento, pero "ese no es el caso, lamentablemente", señalaron en un mensaje a los empleados dos ejecutivos de la firma, que remarcaron que las ganancias por pasajes bajaron un 80% en junio con relación al año anterior.

"Con la tasa de infecciones subiendo en varios estados que imponen nuevamente medidas de cuarentena, la demanda por transporte aéreo vuelve a bajar otra vez", enfatizaron.

La firma posee una flota compuesta por 130.000 empleados y ya a comienzos julio había anunciado que preveía tener 20.000 personas más de las necesarias para operar en el otoño boreal.

Ante el contexto por el que atraviesa American Airlines, posiblemente se reducirá el número de despidos mediante planes de partidas anticipadas o vacaciones prolongadas sin salario.

En la misma línea crítica se encuentra Delta, que asumió una pérdida contable de más de USD1.800 millones en el segundo trimestre para reconocer el menor valor de sus participaciones en Aeroméxico y LATAM Airlines, que se declararon en bancarrota después de que las medidas para frenar el coronavirus diezmaron sus operaciones.

La compañía había gastado casi USD3.000 millones para acumular participaciones en Aeroméxico y LATAM en los últimos tres años, incluidos USD2.000 millones por un 20% de la aerolínea con sede en Santiago de Chile sólo tres meses y medio antes de la pandemia En cuanto a sus proyecciones, la empresa espera que la ventas y la capacidad de vuelo sean entre un quinto y un cuarto de lo habitual en el actual trimestre.