Hace 21 años, un boliche porteño decidió abrirle las puertas a todos, sin distinción de elección sexual. Así fue como Amerika Disco, se convirtió en un templo de resistencia para toda la comunidad LGBT. Desde que desembarcó la pandemia cerró sus puertas y comenzaron a circular fuertes rumores que aseguraban que ya no abriría sus puertas.

Ubicada en Gascón casi Córdoba, en el límite de Almagro y Palermo, se convirtió en un lugar de cita obligada para muchos que buscaban algo diferente. La disco más grande para la comunidad gay y la de mayor capacidad en la Ciudad de Buenos Aires. Un enorme complejo de más de 2500 metros cuadrados, que supo albergar a 2500 personas antes de la tragedia de Cromañon. Con tres pistas y cinco barras, largas colas esperaban entrar para vivir una noche desenfrenada con canilla libre.

La disco gay más grande de Buenos Aires

El 16 de marzo cerró sus puertas, como el resto de los boliches, al principio acompañó a sus habitués con fiestas online, noches de DJ, pero un día las fiestas terminaron. Cuando se autorizó la apertura de las discos como bares, Amerika tampoco abrió sus puertas y todos imaginaron que había cerrado definitivamente las persianas.

Osvaldo De Riso, apoderado de Amerika, contó a BAE Negocios: ”La disco tiene capacidad para 2500 personas y el Gobierno de la Ciudad me autoriza a abrir como bar para 250 personas y hasta la 1 de la mañana. No nos sirve, somos una disco y la gente viene a bailar, y sabemos que tendremos muchísimos controles. Lamentablemente la pandemia y el virus nos llevaron  a esta situación, no podemos exigir que nos abran, cuando hay una situación de esta naturaleza y más en un lugar cerrado”.

Disco Amerika
Amerika, el templo de la comunidad LGTB, no abre como bar

En la disco trabajan 30 empleados, más gente contratada de seguridad y otras áreas. De Riso asegura que mantienen el personal, al principio con la ayuda de los ATP, ahora con un gran esfuerzo y contó que también está abiertos a retiros voluntarios.

La historia de Amerika arrancó un 23 de diciembre de 1999. “Apuntamos a un público amplio, varias tribus de pensamiento, le abrimos la cabeza a todos los que estaban tapados a la bisexualidad a travestis, lesbianas, homosexuales, bisexuales y hasta heterosexuales. Costó, pero se pudo cambiar mucho ese mundo y ya no hay tangos tabués. Los boliches que habían eran ghettos, había mucha discriminación en el resto”, señaló el apoderado de la famosa disco.

Sobre el futuro de Amerika señaló: “Es difícil sobrellevar este momento, no nos olvidemos que el año 2019 no fue un buen año, venimos de una crisis muy importante. Todos los boliches veníamos sufriendo económicamente, no es que sólo la pandemia nos llevo a esto, pero nos agudizó los problemas. Pudimos hacer un acuerdo con los dueños del lugar y vamos a esperar un determinado tiempo, nada es in eternum. Si esto va para largo se termina todo, nadie tiene la espalda tan grande para sostener lo insostenible, podemos aguantar un poco más, sabemos que esto puede durar hasta fin de año. Con Cromañon nos cerraron 9 meses, pero esto va para largo”.  

Las fiestas clandestinas

“Yo quisiera abrir mañana, pero no se puede, que voy a inventar. Si no se puede, no se puede, no puedo ir en contra de una pandemia. La única esperanza es que venga la vacuna. Yo puedo enojarme, patalear y llorar, pero no me queda otra. Pero estoy convencido que los funcionarios deberían escucharnos, sabemos como manejar la noche, a veces opinan sin saber y cometen errores. Le echan toda la culpa a la noche, como si el virus fuera un vampiro, el problema es que no saben manejar las fiestas clandestinas”, señaló el dueño de Amerika.

Sobre las fiestas clandestinas señaló: “Es muy simple combatir una fiesta clandestina, todo se maneja por redes sociales, si nosotros nos enteramos como no lo van a saber los que deben controlarlas. Deben combatir las fiestas clandestinas, deben tomar medidas porque a la juventud no la van a poder parar, encima a nosotros nos dan un barcito”.

Más notas de

Graciela Moreno

Las scooter del Grupo Piaggio comienzan a producirse en una nueva planta de Pilar

Se comienza a producir en el país la moto Aprilia

Una empresa busca 60 empleados y promete sueldos que le ganan a la inflación

Prosegur Cash busca personal

"Con el PRO la industria nacional no tenía razón de ser", dijo un industrial que abre su segunda planta en el país

Dante Choi, el dueño de la marca Peabody invierte $550 millones en la apertura de una segunda planta en el país

Kavak busca 300 empleados para sus nuevas oficinas y talleres

Kavak redobla la apuesta en el mercado argentino

En pandemia, las cadenas de supermercados quieren desembarcar en más barrios

Día refuerza su presencia en los barrios porteños y abrirá 55 locales en lo que resta del año

Garbarino: la historia secreta de la negociación de la principal cadena de retail

Carlos Rosales, el dueño de Garbarino, busca una salida

Garbarino: "Viene la malaria y lo primero que hacen los dueños es rajarse", dice Pablo Moyano

Los trabajadores de Garbarino de Camioneros tomaron el centro de distribución

Diez empresas buscan cubrir 4772 empleos en todo el país

Desde diferentes áreas, 10 empresas salen a la caza de talentos

Patentó un palito de selfie y se fundió, pero insistió y creó un boom con las comidas congeladas en pandemia

Tomás Iacub y su socio Kenneth Sly aprendieron del fracaso

Garbarino: asegura que consiguió un inversor, cómo sigue el futuro de sus 3800 trabajadores

Garbarino les pide a sus trabajadores que esperen dos meses más, hace tres meses que no cobran