La empresa tecnológica Apple contrata transcriptores en España que revisan las conversaciones  privadas que tienen los usuarios y las escriben, inclusive en varios idiomas, para "mejorar el rendimiento de Siri". 

En teoría, las conversaciones son escuchadas con el objetivo de mejorar el software del asistente virtual Siri. "Estos audios no se relacionan en ningún momento con los usuarios y se escuchan y analizan para mejorar lo que entiende la máquina, para entender acentos y formas diferentes de hablar" afirmaron fuentes de Apple a El País. 

La revelación se da en un contexto en el que el rol de la responsabilidad social empresaria y el uso de la información de los usuarios está en pleno debate. De esta manera,  Apple se suma así a tecnológicas que escuchan a sus clientes con la excusa de "mejorar sus servicios" como Amazon o Google.

Según relataron ex empleados de la empresa de la manzanita, hay una amplia gama de grabaciones que tratan todo tipo de temas. "Búsquedas o peticiones normales a Siri y muchas barbaridades" relataron.

Por otro lado, la compañía afirmó que los audios generados se almacenan hasta dos años y no se relacionan con un cliente concreto, es decir, el contenido de los audios está anonimizado y los empleados no saben a qué cliente pertenece la voz. "Cuando un dispositivo recoge algún dato, Apple es transparente al respecto informando al usuario y los disocia del perfil del usuario" comunica la empresa en su política de privacidad.

Esta semana, Facebook fue sancionado por la Comisión Federal de Comercio y la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. a pagar US$5.100 millones por la filtración de datos que derivó en el escandaloso caso de Cambridge Analytica. 

En la misma línea, la empresa que dirige Mark Zuckerberg deberá conformar una estructura de "compliance" que mejore las prácticas profesionales de la empresa respecto a la privacidad de los usuarios.

El caso de FaceApp también podría vincularse. La semana pasada, la "aplicación para envejecer" de origen ruso estuvo en el ojo de la tormenta y recibió fuertes críticas de parte de los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña, que la consideraron peligrosa y pidieron a los usuarios que chequeen qué pasará con su información personal.

Lo especialistas, por su parte, adivirtieron que la información que proporcionada podría ser utilizada para violar seguiridad biométrica. Además, indicaron que no se sabe "cómo la empresa maneja la privacidad de los usuarios y para qué se usan realmente las fotos que se suben a la app".