Apple llegó a un acuerdo por una demanda con la Organización de Consumidores y Usuarios (Odecu) y pagará 3,4 millones de dólares por problemas en las baterías de sus iPhone. El reclamo incluye a MacOnline y Reifschneider, había sido interpuesta hace dos años, producto de deficiencias en varios modelos adquiridos entre los años 2014 y 2017. 

En enero de 2019, la justicia chilena aceptó una demanda colectiva interpuesta por la Organización de Consumidores y Usuarios (Odecu) contra la empresa Apple por supuestas prácticas que reducirían la vida útil de los teléfonos móviles de la compañía, a través de actualizaciones y parches del sistema operativo que disminuían el rendimiento de los equipos, consumiendo su batería más rápidamente o apagando el aparato sin razón aparente, obligando así a los usuarios a adquirir un iPhone nuevo. Este problema se enmarca en lo que se conoce como obsolescencia programada.

La demanda contemplaba a Apple Chile, MacOnline y Reifschneider, solicitando una compensación para cada usuario chileno poseedor de un iPhone, y que haya sido afectado por esta obsolescencia programada, además de la reparación o recompra de los aparatos. En la demanda, se especificaba que los modelos afectados eran los iPhone 5C, 6, 6 Plus, 6S, 6S Plus, 7, 7 Plus, y SE adquiridos entre los años 2014 y 2017.

Dos años después, ambas partes llegaron a un acuerdo. La demanda colectiva contempla a más de 150.000  consumidores de productos de la marca que se inscribieron como adherentes, beneficiando también a quienes no se hayan inscrito previamente. El monto total del acuerdo es de unos 3,4 millones de dólares.

Cada dispositivo acreditado como defectuoso recibirá un monto de compensación máximo de 50 dólares, que será repartido en caso de que haya varias denuncias concernientes al mismo número de serie.