El iPhone X, lanzado en noviembre pasado a un precio de u$s1.000 en el mercado estadounidense, le dio a Apple un trimestre "ejemplar", según calificó Tim Cook, CEO de la empresa que batió récords de facturación pese a haber vendido menos unidades que en el mismo período del año anterior.

Apple ganó u$s20.065 millones, un 12% más que en el mismo período del año anterior, y facturó u$s88.293 millones.