Al igual que la mayoría de las grandes empresas de Estados Unidos, las multinacionales Apple y Microsoft presentaron sus resultados de abril, mayo y junio. Ambas empresas tuvieron números históricos: Apple reportó el mejor tercer trimestre desde su fundación, mientras que Microsoft presentó ganancias trimestrales nunca jamás vistas. A pesar de todo esto, las acciones de ambas corporaciones cayeron en el mercado de valores. 

Las multinacionales fundadas por Steve Jobs y Bill Gates no llegaron a llenar las expectativas de los analistas e inversores por distintas razones. Apple, que aumentó sus ventas de teléfonos en un 50% anual y creció más del 12% en cada una de sus principales líneas de productos, alertó que la crisis mundial por escasez de chips podría afectar la producción de iPhones y iPads el siguiente trimestre, algo que no cayó bien en el mercado.

El negocio de servicios de Apple también se sacudió por los temores de los inversores de que la tasa de crecimiento de la compañía que lidera Tim Cook podría desacelerarse a medida que más personas regresen al trabajo y gasten menos en servicios y aplicaciones en línea. Los servicios aumentaron un 33% año tras año, una aceleración con respecto a la tasa de crecimiento del 26,7% del último trimestre.  Así, las acciones de la empresa de la manzana cayeron más del 2%.

 

Por su parte, Microsoft rompió con cualquier tipo de expectativa de analistas y presentó números arrasadores: tuvieron un aumento del 21% interanual en sus ingresos, mientras que Azure, los servicios de nube que compiten con Amazon Web Services, aumentaron un impresionante 51%. Aún así, los inversores esperaban que el impacto fuera aún mayor que lo que fue.

Es que cualquier desaceleración del crecimiento de Azure desalienta a quienes apuestan por Microsoft, que temen que el servicio de nube jamás llegue a alcanzar a Amazon. "La gente no está contenta si Azure desacelera, les preocupa que los buenos días hayan terminado", dijo Mark Moerdler, analista de Sanford C. Bernstein, a Bloomberg. Ese 51% se transforma en un 45% cuando se descuentan las flucutaciones en la moneda

Además de esto, hay ciertos números que no cerraron bien. Según reportó TechCrunch, el modesto crecimiento de los ingresos de Office Consumer y las caídas en OEM y Surface no terminaron de convencer a los inversores. Por si fuera poco, Microsoft anunció que recompró acciones y dividendos por 10.400 millones de dólares, un número un tanto sospechoso. ¿Por qué una empresa con una capitalización de mercado de más de USD 2.000 millones hace esto, cuando puede hacer tantas otras cosas con su dinero? Todo esto llevó a que las acciones cayeran un 2,6% para el cierre del día.

 

Aún con todos estos cuestionamientos, tanto Apple como Microsoft continuaron con la tendencia de las grandes empresas de Wall Street de tener grandes ingresos y números récord trimestre tras trimestre. De hecho, junto a Google y Amazon, estas dos compañías representan casi el 20% del peso total del índice S&P 500 y, sumando a Tesla y Facebook, tienen una capitalización total de más de 10.000 millones de dólares.

De esta manera, sus informes de ganancias son vistos mucho más de cerca que cualquier otra empresa y, además, de manera más exigente. Si los resultados anteriores fueron buenos, los siguientes deben ser mejores. Esa es la lógica que predomina para estas empresas. Por ahora están cumpliendo.