La Secretaría de Comercio dio luz verde ayer al acuerdo entre las cerveceras AB InBev y CCU Argentina para el intercambio de marcas el cual será efectivo luego de que la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia valide los acuerdos para su implementación.

El pacto contempla que la marca Budweiser, originalmente bajo licencia de CCU Argentina hasta 2025, se integrará al portafolio de AB InBev; y por su parte, CCU Argentina sumará las marcas Isenbeck, Iguana, Diosa, Norte y Báltica. Además, como parte del compromiso asumido por InBev, las licencias de Warsteiner y Grolsch en Argentina pasarían a CCU, que además recibirá u$s306 millones.

Este acuerdo permitirá una mayor previsibilidad para futuras inversiones, dijeron las empresas.