La salud bucal refl eja en muchos casos no sólo un nivel de educación y concientización, sino también el acceso a productos que permitan tener los dientes cuidados. En Argentina, los datos disponibles muestran una fuerte caída en el consumo de dentífrico. Los argentinos consumían 300 gramos de pasta dental al año y ahora pasaron a 231 gramos, según un estudio de Colgate, con datos relevados en 2017. Lo más sorprendente es que Argentina se ubica en el 8° lugar entre los 10 principales países de América Latina en consumo de crema dental, es uno de los países que la gente menos se lava los dientes.

El ranking lo lidera Costa Rica con 466 gramos, seguido por Brasil con 456 y Chile con 392, el cuarto lugar del podio lo tiene Uruguay con 361 gramos, seguido por México con 341 y Colombia con 340. En el séptimo lugar está Paraguay con un consumo de 262 gramos de dentífrico anual, contra 231 gramos de Argentina que se ubica en el octavo lugar. El noveno puesto es para Perú con 222 gramos y el último lugar del ranking es para Guatemala con 179 gramos.

Mónica Larcebeau, odontóloga y gerente de Relaciones Profesionales de Colgate Región Cono Sur es contundente. “Últimamente observamos una baja en el consumo pér cápita de crema dental demostrando que cada vez menos personas acceden a un cuidado de salud adecuado, Argentina se ubica como uno de los países con menor consumo de productos para la salud oral de América Latina, muy por debajo del promedio general de América Latina que es de 359 gramos”. Javier Canziani, Director Nacional de Salud Bucodental del Ministerio de Salud confirma que “en las zonas más vulnerables los problemas de caries se profundizan aún más”.

Si bien la inflación es uno de los factores claves que encareció la pasta dental, las empresas productoras aprovecharon para achicar los envases, tratando que no se noten los fuertes aumentos. Los envases de 90 gramos, pasaron a 70 gramos y ahora hasta hay de 60 gramos. Si bien los pomos de dentífrico son más chicos, las cajas siguen siendo mucho más grandes para disimular la suba. Hasta cuidan que las tapas ya no sean las tradicionales roscas pequeñas, sino que ahora son tapas de mayor tamaño.