En un contexto positivo, se han hecho grandes avances y los indicadores económicos de los últimos meses marcan una recuperación. Argentina aún tiene espacio para bajar sus costos de financiamiento y se espera que eso ocurra a medida que la política económica empiece a dar los resultados esperados. Aquellas empresas que accedieron al mercado de bonos internacionales alcanzaron plazos muy buenos, de 5,7 y hasta 10 años, logrando refinanciar deudas existentes, que mayormente estaban concentradas en el corto y mediano plazo, como así también financiar nuevas inversiones.

Arcor es una de las compañías que se están financiando a niveles muy interesantes, ya que en junio reabrió el bono que emitió el año pasado, sumando u$s150 millones con un rendimiento del 4,70% para los seis años que le quedan al bono. Además, se concretó un préstamo sindicado de u$s750 millones que la permitió a Cablevisión cerrar la fusión con Telecom.

Respecto a las expectativas para el 2018 para el segmento de Corporate & Investment Banking (CIB), confío en que, si bien se proyecta continuidad en todos los sectores, Infraestructura y Energía serán los ejes de crecimiento.

*Director de la Banca Corporativa de Itaú Argentina