La inversión mundial anual en investigación y desarrollo (I&D) corporativo superó los u$s700.000 millones, según un análisis anual de gasto de las 1.000 empresas globales que más invierten, realizado por Strategy&, el área de consultoría estratégica de PwC. Esto da como resultado un aumento del 3% de manera constante durante el año pasado.

En la encuesta de la que participaron 562 ejecutivos, los líderes de I&D expresaron sus inquietudes sobre el debate cada vez más candente sobre el nacionalismo económico y su potencial impacto en dónde las compañías invierten y cómo implementan la innovación.

Durante décadas, las grandes compañías han realizado parte de su I&D fuera de los países en los que tienen sus sedes centrales. En 2015, se determinó que el 94% de estas corporaciones lo realizan en múltiples países.

Sin embargo, la atención cada vez mayor en las regulaciones y políticas para visas, la movilidad de los trabajadores y las regulaciones que controlan cómo se comparten el conocimiento y la tecnología, están generando que algunas compañías se pregunten cuán sustentables son sus redes integradas de innovación global.

Casi el 33% de los ejecutivos informaron que ya estaban experimentando los efectos del nacionalismo económico en la adquisición o retención de talento debido a las restricciones de visado y laborales, es decir, pérdida de empleados. Perciben que hay menos talento disponible o contratan más talento local.

“El año pasado ha sido muy variable en materia de I&D en el mundo. La gran incertidumbre en este momento es poder comprobar si las políticas de cierre de fronteras se harán realidad o serán solo retóricas. Este factor tendrá una gran influencia en la evolución del modelo de innovación de las compañías globales, que si no está bien gestionado podrá perder efectividad y generar un aumento de costos”, resume Ariel Fleichman de PwC Strategy & Argentina.