La automotriz china Geely Holding, que ya es propietaria de Volvo Car Group, comprará una participación de 8,2% en el fabricante sueco de camiones AB Volvo al inversor Cevian Capital.

Volvo Car Group se separó de AB Volvo hace casi veinte años, y según Geely, no tiene intención de volver a unir las dos firmas.

"Dada nuestra experiencia con Volvo Car Group, reconocemos y valoramos la orgullosa historia y cultura escandinava, las posiciones líderes en el mercado, las tecnologías innovadoras y capacidades ambientales de AB Volvo", dijo el presidente de Geely, Li Shufu, en un comunicado.

La experiencia de Geely en el mercado chino y los conocimientos sobre el desarrollo de vehículos eléctricos y autónomos deberían ayudar al fabricante de camiones a crecer, agregó Li.

AB Volvo posee el 45% de Dongfeng Commercial Vehicles, uno de los fabricantes de camiones más grandes de China, y también tiene una importante sociedad de maquinaria para construcción en China.

El valor de la inversión ascendió a alrededor de u$s3.260 millones, según un cálculo de la agencia Reuters, aunque Geely y Cevian no revelaron el valor exacto de la transacción en su comunicado.

Hace siete años Geely compró a Volvo, cuando no estaba pasando por su mejor momento. Esta compra permitió a la marca Sueca vender más en China que en ningún otro mercado y desarrollar una plataforma conjunta para sus modelos más compactos.

Sin embargo, Geely ocupa la posición 14 en la lista de ventas en China, dónde cuenta con la reputación de barata y de baja calidad. Ahora, quieren deshacerse de la mala fama e intentar acceder al mercado internacional. Y su clave para ello son el diseño y tecnología europeos.

Peter Horbury es un actor determinante dentro de esta estrategia. El diseñador inglés fue el encargado de redondear las líneas cuadradas de los Volvos en los 90 y a partir de la compra por parte de Ford, supervisar el diseño de Jaguar o Aston Martin.