Las comisiones de Justicia y de Transporte de la Legislatura Porteña dieron ayer al mediodía el dictamen a la iniciativa que pretende regular el uso de dispositivos de movilidad personal propulsados por motores eléctricos como monopatines, que ya circulan por las calles porteñas.

La iniciativa del Ejecutivo porteño llegó el 4 de abril al ámbito legislativo y, luego de algunas modificaciones, consiguió dictamen para ser tratado en una próxima sesión parlamentaria.

Según relató la presidenta de la comisión, Cristina García (Vamos Juntos), el proyecto original incorporó modificaciones propuestas por diversas bancadas como, por ejemplo, la obligatoriedad de portación de DNI por parte de los conductores y la aclaración de que la autoridad de aplicación podrá incluir restricciones adicionales a la circulación de los mismos.

Luego de asegurar que su bloque está interesado y acompaña la necesidad de regular la presencia de este tipo de vehículos, Paula Penaca (Unidad Ciudadana) explicó que "se necesita una mirada más amplia" y pidió que se incorporen "ciertos planteos" realizados por instituciones como el INTI y la UTN.

Los dispositivos de movilidad personal deberán contar con un sistema de frenos que actúe sobre sus ruedas, una base de apoyo para los pies y timbre o bocina.

La norma debatida -además- prevé una multa de 70 unidades fijas -equivalente a 1.750 pesos aproximadamente- para aquellos conductores que circulen asidos a otro vehículo o que no usen casco.