El presidente de Brasil, Michel Temer, ha firmado una medida que allana el camino para la privatización de Eletrobras, la mayor compañía de energía de Latinoamérica, según un informe del Gobierno.

Eletrobras puede ahora sumarse a la lista de empresas estatales que Brasil está privatizando, con un decreto listo para ser firmado, según Paulo Pedrosa, secretario ejecutivo del Ministerio de Minas y Energía. La acción de la eléctrica brasileña llegó a subir un 5,5% en San Pablo.

La medida provisional inicia el proceso formal de venta del 67% que controla el Estado conforme Temer intenta solucionar una profunda crisis presupuestaria. El presidente quiere atraer inversores para reactivar la economía después de una inestabilidad política prolongada, que incluye un juicio político a la anterior presidenta, acusaciones de corrupción al actual mandatario y el encarcelamiento de decenas de ejecutivos y políticos por un plan masivo de sobornos.

También crea las condiciones para la venta de los negocios de distribución endeudados de Eletrobras, según Pedrosa. Esas seis unidades deberían venderse para mediados del próximo año, un paso clave para atraer a los inversores a la compañía eléctrica.

El plan de venta forma parte de un objetivo más amplio de reformar el sector energético de Brasil. Un nuevo marco regulatorio está orientado a deshacer las políticas intervencionistas creadas bajo los antiguos líderes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff. Siete de cada 10 brasileños están en contra de la privatización de empresas estatales, según la firma de encuestas Datafolha.