Con la mira puesta en que el campo tendrá una buena cosecha de soja y maíz, los bancos públicos y privados presentarán en pocas semanas nuevas líneas de créditos a tasa bajas y plazos de gracia para la adquisición de maquinaria agrícola. La idea es ganarse la confianza del productor que viene de un 2018 en el que quedó desfinanciado por la sequía y sin resto para tomar préstamos frente a la situación económica actual.

Integrantes de la industria metalmecánica mantuvieron ayer un encuentro con el presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, quien les anunció que en breve saldrá una línea de crédito UVA para la compra de maquinarias. Sin embargo, los empresarios le acercaron una propuesta para que haya préstamos en pesos a un plazo de 4 años y con una tasa fija en los primeros años, y luego variable. Ahora todo depende de los directivos de la entidad que deberán analizar con qué tasa saldrá al mercado.

"El tema está en la tasa, dado que la misma debe ser lo más atractiva y razonable posible tanto para el productor como para el contratista, y desde ya que sea durable en el tiempo", señaló a BAE Negocios, el vicepresidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Néstor Cestari.

También desde la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de Córdoba (Afamac), su presidente Lisandro Tron manifestó a este diario que "mas allá de la línea en dólares que ya está vigente, se busca tener una opción en pesos porque los clientes prefieren endeudarse en moneda local. Los contratistas no pueden endeudarse en dólares por disposición del Banco Central".

En la misma tónica y durante una conferencia de prensa de Expoagro, la muestra que arranca en marzo en la localidad de San Nicolás, distintos expositores adelantaron parte de su propuesta para con los productores.

"La idea es junto con la banca nacional liderar la baja de tasas que se viene produciendo, pero muy lentamente, por eso entendemos que la oferta a presentar para lo que realmente tiene el mercado, será muy atractiva", adelantó el gerente de banca agropecuaria del Banco Provincia, Rubén González Ocanto.

González reconoció que "el productor no quiere tomar créditos en dólares; si bien este rubro creció en los últimos años hay mucha resistencia por el miedo al tipo de cambio".

Por su parte desde el Banco Galicia, su gerente de agronegocios, Marcelo Mc Grench afirmó que "habrá $12.000 millones disponible para los productores que vendrán con tasas acordes a los tiempos que corren, pero con ofertas como es algún subsidio o preferencia para la adquisición de maquinaria".

Las entidades y en especial la banca pública buscará como ya se dijo dar todo tipo de herramientas para seducir al productor. Expoagro es una primer termómetro para ver qué piensa el hombre de campo que no irá a buscar créditos como en otras épocas, sino que escuchará y luego analizará. Todo estará en función de lo que coseche. Muchos arrastran deudas de 2018 que fueron postergadas a julio y agosto próximo. El año electoral marca cautela a la hora de pensar en endeudarse. La idea de quedarse una mitad en soja y la otra en dólares crece entre los chacareros, y más aún cuando está abierta la posibilidad de que las retenciones se eleven al 30%, según lo marca el Presupuesto.