El grupo farmacéutico alemán Bayer llegó a acuerdos verbales para resolver una parte significativa de unas 125.000 demandas estimadas por casos de cáncer en Estados Unidos sobre el uso del herbicida Roundup.

Los acuerdos, que aún no se han firmado y cubren entre 50.000 y 85.000 demandas, forman parte de un plan de Bayer de USD10.000 millones para poner fin a una costosa batalla legal que la compañía heredó cuando adquirió Monsanto en 2018.

Si bien algunos abogados aún no han pactado, los pagos por casos resueltos oscilarán entre varios millones y varios miles de dólares cada uno, dijeron las personas, que pidieron permanecer en el anonimato porque no están autorizadas a hablar en público.

Es probable que Bayer anuncie los acuerdos, que necesitan la aprobación del consejo de supervisión, en junio. Ninguno de los convenios está firmado, aunque se espera que los abogados de los demandantes lo hagan el día del anuncio.

Dejar atrás el drama de Roundup es una prioridad para el responsable ejecutivo Werner Baumann, que orquestó la adquisición de Monsanto por USD63.000 millones y ha sufrido las consecuencias legales desde entonces.

Los inversores recibieron con alivio los avances que permitirían zanjar hasta la mitad de las denuncias que debe afrontar la compañía en EE.UU.

El resultado fue una suba del 10% en la Bolsa de Francfort, un impulso que permite alejar su cotización de sus recientes mínimos desde el año 2012.