Bill Gates, filántropo estadounidense fundador de Microsoft, se hará con el control de la cadena de hoteles Four Seasons después de comprar el 23,8% de la participación del multimillonario príncipe saudí Alwaleed bin Talal por 2.210 millones de dólares. La compra la realizará Cascade Investment LLC, propiedad de Gates, y hará que la participación del magnate en la compañía alcance el 71,3% —antes tenía el 47,5%—.

La compra es todo una apuesta, después de que la industria turística, y en especial la hotelera, fueran de las más afectadas por la pandemia del coronavirus (Covid-19). El panorama es alentador, sobre todo gracias a las campañas de vacunación que avanzan a paso firme en todo el mundo, pero la recuperación todavía no llega para las grandes cadenas de lujo, todavía rezagadas frente a los hoteles de precios más bajos. Y Four Seasons es una marca que necesita viajeros de negocios adinerados que viajen regularmente a las principales ciudades del mundo

Claro que Gates no compra por comprar, sino que en el último tiempo Four Seasons mejoró su perfil en el creciente mercado residencial de lujo vinculado a la marca hotelera y ya tiene 46 desarrollos residenciales en las principales ciudades y destinos turísticos. Actualmente, administra 121 hoteles y complejos turísticos y tiene más de 50 proyectos en su cartera de desarrollo, un crecimiento significativo de las 74 propiedades que tenía en su cartera en el momento de la privatización de Gates-Bin Talal. 

El Four Seasons de Buenos Aires fue reconocido como el mejor hotel del país

Con la adquisición de Gates, la cadena Four Seasons pasará a tener un valor empresarial de 10.000 millones de dólares. El príncipe Alwaleed, a través de su vehículo de inversión Kingdom Holding Co, seguirá siendo propietario del resto de la participación, dijo Four Seasons en un comunicado. Por su parte, Isadore Sharp seguirá con un 5% de sus participaciones, que tiene desde 1969 cuando fundó la compañía en un hotel pequeño en Canadá, junto a su padre.

Las inversiones del gran amigo de Bill Gates

En una entrevista de 2018 con The Globe and Mail, Sharp dijo que veía al príncipe Alwaleed como alguien que mantendría el nombre de Four Seasons, y que no podía ver ni a Gates ni al príncipe desinvirtiendo sus participaciones. “Son dos empresas que nunca tienen que vender. Mi relación con Kingdom y Cascade es de oro", declaró.

“El apoyo inquebrantable y la asociación de nuestros accionistas ha sido y sigue siendo fundamental a medida que capitalizamos las crecientes oportunidades para atender a los consumidores de lujo en todo el mundo”, dijo el miércoles el CEO de Four Seasons, John Davison, en un comunicado.

Alwaleed Bin Talal seguirá teniendo el 25% de la participación

Alwaleed, que tiene acciones en empresas altamente rentables como Citigroup, Twitter, Deezer y la empresa de transporte Lyft —dueña de Uber—, ha estado vendiendo sus participaciones en hoteles en los últimos 10 años, por lo que esta nueva venta es una más en su largo historial. Ahora, con el dinero fresco que ingresó, Kingdom Holding utilizará los ingresos de la desinversión para futuras inversiones y para pagar una parte de los préstamos pendientes.

Gates y Alwaleed tienen una muy buena relación, a tal punto de que el otrora informático describió al príncipe saudí como un "socio importante" en su trabajo de caridad, y fue uno de los pocos ejecutivos de Occidente que apoyó públicamente a Alwaleed después de que el príncipe heredero Mohammed lo detuviera y lo acusara de corrupción. Salido de la cárcel en 2018, el príncipe dijo que ese hecho ya estaba "perdonado y olvidado". 

Cascade invirtió por primera vez en Four Seasons en 1997, cuando la cadena hotelera era pública, y participó en una transacción privada en 2007. La nueva inversión adicional, dijo Cascade en un comunicado el miércoles, “fortalece su compromiso de proporcionar Four Seasons con recursos para acelerar el crecimiento y ampliar sus objetivos estratégicos ".