La gestora estadounidense de fondos de inversión Blackstone contabilizó un beneficio neto atribuido de 2.049 millones de dólares en el conjunto de 2019, lo que equivale a un incremento del 33% en comparación con el ejercicio anterior, según ha informado este jueves la empresa.

Fundada en 1985 por Peter George Peterson (falleció en marzo de 2018) y Stephen Schwarzman con un capital inicial inferior al medio millón de dólares, The Blackstone Group es una de las gestoras de capital de riesgo más importantes del mundo.

La compañía administra en la actualidad más de 500.000 millones de dólares alrededor del planeta, con inversiones en múltiples sectores de la economía.

"A medida que entramos en una nueva década, las previsiones nunca habían sido tan buenas, con Blackstone posicionada como la institución de referencia en el sector de alternativas de alto crecimiento", ha subrayado Schwarzman, presidente y consejero delegado de la firma, de acuerdo con lo consignado por la agencia de noticias Europa Press.

En los 12 meses fiscales del último año, la facturación subió un 7,4%, hasta 7.338 millones de dólares.

La gestora registró ingresos por valor de 3.472 millones de dólares procedentes de las comisiones de gestión y asesoramiento, un 14,7% más, al tiempo que los procedentes de inversiones aumentaron un 19,6%, hasta 3.473 millones de dólares.

Con respecto a los gastos, el costo de los sueldos y los beneficios extrasalariales, como los incentivos, se situó en 3.067 millones de dólares, un 14,7% más, mientras que los gastos generales y administrativos fueron de 679 millones de dólares, un 14,3% más.

En el cuarto trimestre, la compañía contabilizó un beneficio neto atribuido de 483 millones de dólares, frente a los números rojos de casi 11 millones de dólares registrados en el cuarto trimestre de 2018.

Los ingresos en el periodo se cuadruplicaron, hasta 2.091 millones de dólares.

A 31 de diciembre de 2019, Blackstone contabilizó activos bajo gestión valorados en un récord de 571.000 millones de dólares, un 21% más que un año antes.

En el conjunto del ejercicio, los flujos de entrada de capital alcanzaron los 134.400 millones de dólares.