La industria de servicios en la nube es una que cada vez toma más importancia en el mundo de los negocios. Boeing, una de las aéreas más grandes del mundo, es uno de los últimos en sumarse a esta tendencia. Sin embargo, cualquiera que quiera incursionar en este mundo debe preguntarse: ¿Cuál de los grandes servicios debo contratar? ¿Amazon, Microsoft o Google? Esto no es problema para Boeing, que decidió ir con los tres en un acuerdo millonario para adoptar una "reforma digital" en la empresa.

La aérea informó que planea migrar sus sistemas de alojamiento y mantenimiento de aplicaciones que actualmente funcionan a través de una red de servidores. De hecho, esta intranet, operada por Boeing o socios externos, abrió el camino para los servicios en la nube actuales. En el futuro apunta a transferir otras aplicaciones a la nube, que se almacenarán y mantendrán en los centros de datos de estas grandes tecnologías.

Además, el objetivo de la iniciativa es generar otro beneficio a largo plazo: reducir los costos de desarrollo de nuevos aviones. Para ello, el fabricante de aviones está invirtiendo en herramientas denominadas 'gemelos digitales', capaces de generar réplicas virtuales para modelar el rendimiento de los nuevos conceptos de aviones. 

Susan Doniz, directora de información de Boeing y vicepresidenta sénior de tecnología de la información y análisis de datos, llamó al acuerdo con las Big Tech una "asociación de múltiples nubes". “Esto representa una inversión significativa en las herramientas digitales que potenciarán los próximos 100 años de Boeing. Estas asociaciones fortalecen nuestra capacidad para probar un sistema, o una aeronave, cientos de veces utilizando la tecnología de gemelos digitales antes de implementarla”, escribió en LinkedIn.

No hay ganadores entre Amazon, Google y Microsoft

¿De qué servirá este acuerdo? Según la ejecutiva de Boeing, la centralización en la nube permitirá que la empresa tenga "escalabilidad y elasticidad globales sin tener que predecir, adquirir, mantener y pagar servidores en las instalaciones". En este sentido, un portavoz de Boeing añadió que un acuerdo de este tipo, con tres proveedores, permite evitar interrupciones si falla uno de los servicios alojados en la nube.

En los últimos años, Boeing hizo la transición de su propia infraestructura informática obsoleta a proveedores en la nube. Por ejemplo, en 2016, la empresa eligió Microsoft Azure para manejar una proporción significativa de sus aplicaciones de análisis de datos para la aviación comercial. Eso fue considerado un "triunfo notable" de Microsoft. Sin embargo, Boeing también tuvo relaciones comerciales con Amazon Web Services (AWS), Google y otros proveedores de la nube.

Los servicios en la nube se disputan entre las grandes empresas

La aérea informó con bombos y platillos el acuerdo, pero evitó decir el valor del mismo y la porción que se llevaba cada proveedor —a tal punto que tomó el recaudo de enumerar constantemente a las tres compañías en orden alfabético—. Según una publicación de The Information el año pasado, podría tener un valor de al menos 1.000 millones de dólares en el transcurso de varios años.

La firma de aeronáutica es el último gran cliente de tecnología en dividir su negocio entre varios proveedores de servicios en la nube, con lo que evita una estrategia centralizada promovida por Amazon. La compañía que fundó Jeff Bezos, que lidera el mercado de la nube, insta a los clientes a apostar todo por AWS. Microsoft y Google, segundo y tercero en el ránking, defienden una estrategia “multinube” del tipo que está adoptando Boeing.