La industria eólica de Brasil se está expandiendo nuevamente después de dos años de estancamiento.

Empresas internacionales de energía como Enel Green Power, Voltalia y EDP Renovaveis, estuvieron entre los desarrolladores que obtuvieron contratos para vender energía de 49 parques eólicos planeados luego de una subasta realizada por el gobierno. Los proyectos agregarán casi 1,4 gigavatios de capacidad a la red del país, según un aviso del Consejo de Comercio de Energía Eléctrica de Brasil. Junto con un evento similar el lunes, son las primeras adjudicaciones públicas de energía eólica desde noviembre de 2015.

El gobierno canceló el año pasado dos subastas de energía en medio de la peor recesión en una generación, la cual deprimió la demanda de energía. Con la economía comenzando a recuperarse, el consumo de electricidad está aumentando y estimulando el interés en nuevas plantas de energía. Es una buena noticia para las empresas que compiten por construirlas y sus proveedores.