En una fuerte señal por la resistencia del Gobierno y la industria automotriz local, tanto los autopartistas de Brasil como de México coincidieron en que debe regir el libre comercio de vehículos en el 2019, con la diferencia que con el país azteca ya existe un acuerdo para se haga efectivo desde el 19 de marzo.

Así lo expresaron a BAE Negocios -durante la inauguración de la feria Automechanika organizada por la entidad AFAC-, el presidente de la cámara brasileña Sindipecas, Dan Ioschpe; y de la entidad mexicana INA, Oscar Albin. El primero de ellos manifestó que la existencia del flex ya no tiene sentido porque "la situación económica de la Argentina ha deformado el flex, no puede haber fórmulas", en abierta contraposición con el ministro de Producción, Dante Sica, quien solicita a Brasil el mantenimiento de 1,5 dólares en la relación comercial.

En tanto, Albin dijo que "la Argentina no debe temer al libre comercio y hacia allí vamos desde marzo del 2019. México es un mercado de 120 millones de personas". De hecho, ayer el Grupo Proa (fabricantes de piezas nacionales) firmó un convenio con la cámara Aridra (importadores mexicanos de partes) para avanzar en la apertura de ese mercado, ya que existe un fuerte interés en la compra de piezas locales que por ejemplo, México no puede adquirir a los Estados Unidos. El convenio establece intercambio de información y misiones comerciales.

Recientemente, el gobierno mexicano saliente y la nueva administración de Andrés López Obrador dejaron en claro que se obligará tanto a la Argentina como a su mayor socio comercial a instrumentar un sistema de libre comercio automotriz desde el 19 de marzo de 2019, a pesar de la resistencia de la industria nacional que pide por una extensión de cupos.

Así lo expresó el subsecretario de Comercio Exterior mexicano, Juan Carlos Baker, quien admitió que el tema ya fue analizado y consensuado con funcionarios del electo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cuyo mandato se iniciará el 1 de diciembre. "Hemos dialogado en este período de transición (presidencial) y no hay nada para discutir con Brasil y la Argentina. Está firmado que desde marzo debe regir el libre comercio" en el capítulo automotriz, tanto para autos como para piezas, puntualizó Baker.

El acuerdo automotor entre la Argentina y México (ACE 55), ya provocó la reacción de las terminales que no aceptarán un sistema de libre comercio con ese país y quieren continuar con el esquema actual de cupos para exportaciones e importaciones, ya que las condiciones de competitividad son ampliamente desfavorables.

La meta de las automotrices radicadas en la Argentina es que la base para un futuro acuerdo plurianual sea el cupo actual de 637,5 millones de dólares, que es el que rige desde 2015. El gobierno de Cristina Kirchner firmó con México un acuerdo con cupos libres de arancel de u$s575 millones en el primer año, que se fue incrementando a u$s592,25 millones en 2016, u$s612,9 millones en 2017 y u$s637,5 millones este año y hasta marzo.