La ciudad de Buenos Aires proyecta sumar alrededor de 800.000 metros cuadrados de oficinas premium en los próximos cinco años, una cifra similar a la que se construyó en Lima (Perú) entre 2014 y 2018.

Esa expectativa coloca a la Capital Federal como el centro urbano de la región que más crecerá en este segmento.

Para poder dimensionar el tamaño del mercado de oficinas de cada una de las ciudades, la empresa de servicios inmobiliarios corporativos Cushman & Wakefield calculó el ratio de metros cuadrados por cada 1.000 habitantes. De este análisis, resultó que Buenos Aires está en el puesto más bajo con un ratio de 96, y quien lidera el ranking es Santiago de Chile con 234; seguida por Bogotá con 167; Lima con 161 y San Pablo con 151.

Herman Faigenbaum, Director General de Cushman & Wakefield Cono Sur, explica que "la cantidad de edificios de oficinas que tiene una ciudad sirve para medir y entender la inversión en activos de largo plazo que tiene cada país, y las condiciones del sistema financiero, ya que las inversiones de capital intensivo tienen gran dependencia del mismo".

La vacancia de la ciudad se ubica en 6,3% y la renta en un promedio de u$s33 el metro cuadrado

Por su parte, Karina Longo, Gerente de Investigación de Mercado de Cushman comenta que " Buenos Aires cuenta con el mayor volumen de metros en desarrollo y en proyecto para los próximos cinco años, lo que valida el potencial que tiene el mercado de oficinas para los desarrolladores. Sin embargo, si bien tiene la mayor cantidad proyectada, se combina con el menor producido, dadas las dificultades que tienen los inversores para llevar adelante sus proyectos en un mercado sin financiación".

Por otro lado, al observar el ciclo del mercado, Buenos Aires se encuentra en un estado de renta elevada con un promedio de u$s33 metro cuadrado por mes, que se preserva en parte por el reducido tamaño del inventario de oficinas premium. Sin embargo, la inestabilidad política y económica está impactando en el nivel de renta, que empieza a decaer y supone oportunidades futuras para los inquilinos.

Al comparar las vacancias de cada una de las ciudades, se puede observar que Santiago es la que presenta la más baja con 4,3%, luego de un período de cinco años con escasa producción y grandes desarrollos que permanecen a la espera de obtener un demorado final de obra. Le sigue Buenos Aires con 6,3%, vacancia que se mantiene baja como resultado de un mercado estructuralmente pequeño. Bogotá (9,9%), Lima (20,2%) y San Pablo (21.6%) presentan vacancias más altas, pero con tendencia descendente.