Broadcom ha elevado su oferta por Qualcomm a alrededor de u$s121.000 millones, en un intento de forzar la que sería la mayor transacción tecnológica de la historia.

La nueva oferta de u$s82 por acción de Qualcomm será la definitiva de Broadcom. La operación incluye u$s60 en efectivo y el resto en acciones de Broadcom, informó Bloomberg.

El directorio de Qualcomm anteriormente había rechazado la adquisición original de Broadcom por u$s105.000 millones y desde entonces se atrincheró frente a la amenaza de una toma de control, en tanto el máximo ejecutivo Steve Mollenkopf dijo que la oferta no era digna de consideración.

El máximo responsable de Broadcom, Hock Tan, ahora presiona nuevamente a Mollenkopf y a su junta directiva, que hasta ahora se han negado a negociar. Al subir la oferta, también ha mejorado las perspectivas de sus candidatos al directorio de Qualcomm en la votación de los accionistas del mes próximo. Una victoria diluiría la actual oposición.

La oferta hostil de Broadcom por la compañía con sede en San Diego es la decisión más reciente y audaz de Tan en el contexto de una serie de transacciones que ha hecho de su compañía una de las mayores proveedoras de semiconductores del mundo. Quiere a Qualcomm por su moderna división de chips para teléfonos inteligentes, ejemplo de lo que llama una "franquicia" que continuará dominando.

Qualcomm ha rebatido esto diciendo que tiene un futuro mucho mejor como compañía independiente. Dijo que está a punto de ingresar a nuevos mercados como los de servidores, computadoras personales y autos, lo cual la pone en camino a convertirse en una compañía mucho más grande.