La cadena Farmacias Dr. Ahorro se retiró de Chile en diciembre. No obstante, durante su paso por Argentina, su CEO, el mexicano Xavier González, confirmó a BAE Negocios su apuesta local, el único país donde opera fuera de México. Confió que evalúa nuevas aperturas y que tiene listos u$s20 millones para abrir 200 locales en provincia de Buenos Aires, apenas lo permita una nueva ley.

La cadena llegó en 2002, cuenta con cincuenta locales en cinco provincias. Pero en el Gran Buenos Aires sólo pudieron abrir una farmacia en Morón, otra en Villa Adelina y la restante en Villa Domínico, aunque esta última ya cerró.

La legislación actual prohibe el desembarco de cadenas, que abran nuevas farmacias a más de 300 metros de una ya instalada y los obliga a poner de accionista a un farmacéutico. Por ese motivo, ni Farmacity ni Dr Ahorro desembarcaron.

"Los farmacéuticos bonaerenses nos impide llegar, defienden un coto de caza, porque son un monopolio. No puede ir un competidor, se abusan de los consumidores. No nos dejan ni hacer delivery desde Capital, no quieren que vendamos barato", dice el CEO de Dr. Ahorro.

Esta cadena ofrece una marca de cada medicamento, compran a grandes volúmenes y le dan la exclusividad a cada laboratorio nacional elegido. Esta estrategia les permite conseguir muy buenos precios.

"Los laboratorios no incurren en viajes de invitación para los médicos que recetan sus medicamentos, ahorran en marketing y en visitadores", cuenta su web.

González explica que "un Omeprazol puede costar $600 en una farmacia, nosotros lo ofrecemos de Laboratorio ISA a $60 y si sos de PAMI o tenés una obra social conseguís un 30% de descuento o un 10% si tenés la tarjeta del Dr Ahorro. Un Losartan cuesta $340 en cualquier farmacia, nosotros lo vendemos a $90 o $80 con la tarjeta de descuento. El margen de rentabilidad de la industria farmacéutica es de 95%".

El ejecutivo asegura que los grandes laboratorios "ganan mucha plata, no les importa que se trate de enfermos. La industria farmacéutica gana y cobra lo que quiere, los bonaerenses no pueden seguir pagando cara la medicina. Se necesitan medicamentos baratos".

Con respecto a la Ciudad de Buenos Aires asegura que abrirán farmacias en Retiro y Constitución. Sobre el Gran Buenos Aires sostiene que "apenas nos autoricen entrar pensamos abrir 200 farmacias, lo que requiere una inversión de u$s20 millones". En relación al resto del país, señala que "desde que abrimos en el interior, comenzaron a aprobar leyes para trabar nuestra entrada".

"Nuestra participación en el mercado creció un 2,5% en unidades vendidas en 2017, mientras la industria cerró con una baja del 1%, según IMC", señala González, que ya desbancó a su competidor Dr Simi, que se fue del país en 2008.

Farmacity por su parte, fundada por Mario Quintana, su ex CEO y actual vicejefe de Gabinete, es otra cadena que quiere cruzar la General Paz. Autoridades del Colegio de Farmacéuticos bonaerense advirtieron que si llega a concretar el desembarco, 4.500 comercios de ese sector podrían cerrar.