Las compras de las familias en los comercios mayoristas crecieron 20% en 2017, en un contexto en el que consumo de productos masivos cayó 0,5% a lo largo del año, según un informe elaborado por la consultora Kantar Wordpanel.

"La ecuación general para el canal mayorista no es tan positiva, ya que el consumidor final es solo una parte de su negocio, y la venta efectivamente mayorista cayó al ritmo de la caída de los autoservicios, que perdieron un 10%", puntualizó Federico Filipponi, director Comercial de Kantar Worldpanel.

De acuerdo con el informe, "el canal mayorista logró que el 47% de las familias lo visiten en 2017 y sumó a lo largo del año casi 500.000 clientes nuevos en comparación con 2016, la penetración más alta de su historia".

"Los hogares siguen buscando al mayorista para ahorrar haciendo compras grandes, el ticket creció un 41%, o sea, sobre la inflación y sobre el resto de los canales de compra. De cara al futuro, al analizar si el comportamiento se repetirá en los próximos años, varios indicios muestran que el desarrollo del canal mayorista llegó para quedarse", afirmó Filipponi.

El analista explicó que "este efecto que se observa en nuestro país, es una tendencia que se ve a nivel global, pero con más fuerza en América latina y en Argentina durante últimos años".

El crecimiento del mayorista fue homogéneo en todos los niveles socio-económicos, y creció parejo en todo el país, pero aún mantiene un mayor desarrollo relativo en el interior, donde 50% de las familias hacen allí sus compras, mientras que esa proporción es de 42% en el área metropolitana.