En las últimas horas, Aerolíneas Argentinas le informó oficialmente a sus empleados lo que ya sabían por los medios de comunicación: la suspensión de 7.500 trabajadores que durante junio y julio cobrarán una “asignación no remunerativa” de aproximadamente 75% del salario.

A través de un mensaje interno, la aérea de bandera anunció que "ante el cese prácticamente total de las actividades desde hace dos meses, hemos tomado la decisión de entablar las negociaciones en el marco del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, a fin de proceder a la suspensión temporal de parte de los trabajadores del grupo empresario”. Aerolíneas cuenta con un total de 12.000 empleados.

En la misiva, la empresa aseguró que convocará a una mesa de trabajo a los representantes de los seis gremios que nuclean al personal para “alcanzar un acuerdo que permita atravesar esta difícil situación, adecuando el funcionamiento de la organización al escenario actual y preservando, en la medida de las posibilidades, los intereses de trabajadores  y trabajadoras de la compañía”.

En la carta también se resaltó la necesidad de reasignar recursos además de destacar la caída de ingresos que ha tenido la empresa como consecuencia de la pandemia del Covid-19. Por otra parte, Aerolíneas informó sobre el auxilio que recibe del  Estado, la postergación de pagos no esenciales y la negociación con proveedores.