El consumo de vino cayó 30% en marzo en forma interanual, cuando impactó a pleno la pandemia de coronavirus, informó la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar).

La baja se produjo como consecuencia de un descenso del 5% de la venta en canales tradicionales (supermercados, almacenes, autoservicios), que representan aproximadamente el 70% del consumo, a lo que se suma la disminución a cero en "botella abierta" (restaurantes, bares, hoteles), junto con el de enoturismo y vinotecas, las cuales fueron ampliamente afectadas.

En 2019 se comercializaron alrededor de 900 millones de litros de vino.