Cerró el restaurante El Trapiche, un lugar que hizo historia en la esquina de Paraguay y Humboldt. Llegó al barrio en 1989, cuando la zona aún no tenía el glamour de Palermo Hollywood. Se convirtió en uno de los bodegones más antiguos de Palermo.  Sus dueños son los hermanos Suárez, que le dieron vida en estas tres décadas, junto a sus 42 trabajadores. Después de atravesar varios años complicados, tomaron la difícil decisión de cerrar.

Siempre es triste cubrir cierres y pérdidas de fuentes de trabajo, pero en este caso, debo pedir disculpas porque este lugar encierra una historia personal. Lo conozco hace muchos años, porque era el lugar elegido por mi padre, Adolfo Oscar Moreno y sus  compañeros, todos antárticos. Allí recordaban todos los años su participación en la Operación 90.  Cada 10 de diciembre, desde 1965, se reunían para conmemorar el aniversario de la llegada de la primera expedición terrestre al Polo Sur. Una gesta histórica conducida por el General Jorge Leal, con el objetivo de afianzar nuestra soberanía en el continente blanco. Desde hace 50 años, el ritual de esos diez hombres era el mismo, una misa en la iglesia el Regimiento Patricios o la iglesia Stella Maris y luego, un almuerzo.

Hace muchísimos años, que elegían ir al restaurante El Trapiche. Se había convertido en una visita obligada, casi siempre la misma mesa, la larga que estaba más reservada, justo a la izquierda. Les gustaba la comida, el buen trato de los mozos y antes de la misa de homenaje, seguro ya tenian la reserva de la mesa lista. Las anécdotas eran casi las mismas, pero las contaban religiosamente, pese a que pasaban los años y cada vez quedaban menos integrantes para hacer acotaciones. Mi padre fue por última vez en diciembre de 2015, murió al mes siguiente. Como si hubiese esperado llegar al gran festejo de los 50 años de la llegada al Polo Sur.

Siempre participo de todas las misas. El año pasado, volvimos a El Trapiche, ya no estaba el General Leal, sólo quedaban Alfredo Pérez y Julio César Ortíz, quién murió dos meses después. Fuimos varios hijos de los expedicionarios, para intentar que se sientan más acompañados. La calidez de Trapiche era la misma de siempre.

homenaje El Trapiche
El ritual de los antárticos de la Operación 90

Cuando me enteré de su cierre, la tristeza fue infinita. Me contacté con el hijo de uno de los dueños, Miguel Suárez, pero me dijo que no podía hablar de la amargura. Le conté del ritual de los almuerzos de los antárticos y se emocionó. Cortamos la llamada, Miguel no podía hablar.

Al rato busqué fotos del último almuerzo y se las mandé y me dijo: “No me haga llorar”.  Necesitaba saber por qué cerraba un lugar con tanta historia. Aunque prefirió no hablar con nadie, me llamó. “Son muchos años complicados, muchas contras. Nosotros tenemos 42 trabajadores en blanco, no podemos competir con buenos precio con lugares que no tienen al personal en las mismas condiciones. Las subas de servicios de los últimos años nos afectaron mucho. Sumado a eso estar cerrados 90 días sin facturar, en un local tan grande y con muchos gastos, se nos hizo imposible”, contó Miguel, hijo de uno de los dueños de Trapiche, que tiene el mismo nombre.

Su voz se entrecorta, mucha angustia junta. “No pudimos cubrir los cheques de enero y febrero, se acumularon muchas deudas y decidimos invertir en parar la pelota, porque tenemos miedo a fundirnos.  No queremos politizar esto, la gran culpa es nuestra por no sabernos manejar en la crisis. No vamos a dejar de pagarle a nadie, ni a los trabajadores que son nuestro mejor capital y nos entendieron, ni a proveedores. Trapiche tiene una historia y no vamos a defraudar a nadie, aunque nos tengamos que seguir endeudando”, relató Suárez.

Si bien utilizaron las herramientas del Gobierno nacional, desde créditos, hasta ATP, cuando escucharon que había una nueva prórroga y no había fecha de apertura, se dieron por vencidos.

Los dueños de El Trapiche son Miguel, José Luis y Tomás Suárez. Por sus mesas pasaron desde Carlos Monzón, hasta Diego Maradona, hasta Adrien Brody, el que ganó el Oscar por convertirse en Wladyslaw Szpilman el músico judío polaco de El Pianista.

A pocos metros, también bajó la persiana El Rey del Vino, fundado en 1997. Un bodegón que ganó su lugar, y que contó que “la situación conocida por todos nos dejó en una condición muy complicada”.

Cada cierre lleva a cuestas una historia. Se extrañará la famosa entraña de El Trapiche y sus abundantes postres. Sua variados menú ejecutivos para hacerle frente a la crisis que arrastra la gastronomía desde hace varios años. Como dice Miguel: “El Trapiche era una iglesia, venían los buenos, los malos, los famosos, los curas, todos. Se va a extrañar y mucho”.

La carta despedida dice: "Los trabajadores han representado a Trapiche hasta el último día, ellos han sido muy comprensivos, nos han acompañado y los acompañaremos. Extrañaremos dichos vínculos eternamente, nos conocimos a los abrazos, nos hemos querido, admirado (por lo que cada uno hacía por su familia), nos hemos tenido mucho cariño y no los vamos a olvidar nunca, les estaremos eternamente agradecidos a nuestros empleados, ellos han sido El Trapiche. Por suerte gracias a una serie de protocolos que nos juntaron de a pequeños grupos, hemos podido despedirnos a los codazos y hasta las lágrimas”, entre agradecimientos a clientes.

“Gracias gente por el eterno amor que hemos construido en estos 30 años”, termina la carta de los hermanos Suárez. Los clientes también quisieron despedirse y dejaron otra carta pegada en la puerta de Humboldt y Paraguay, en la puerta de El Trapiche. Este 10 de diciembre, a la pérdida de otro antártico se sumará la falta de uno de los bodegones que los supo cobijar durante tantos años.

Más notas de

Graciela Moreno

Volkswagen aumenta su producción para la exportación en su planta de Córdoba

La planta cordobesa de Volkswagen se consolida como una de las más importantes fuera de Europa

Los dueños de Kentucky abren otra cadena de pizzerías

La cadena de pizzerías norteamericana Sbarro llega de la mano de Kentucky

El empresario que trajo los termos Stanley, trae la novedad en juguetes sexuales

Facundo Mendizábal, el importador de los termos Stanley incursiona en el negocio de los juguetes sexuales

Teatrix: el Netflix del teatro triplicó los suscriptores en la pandemia y desembarcó en el exterior

Teatrix reúne 160 obras de teatros para ver en todo momento

Alsea asegura que Burger King y Starbucks Coffee no se van del país

Alsea asegura que no se va del país. Burger King y Starbucks siguen firmes.

Historias y secretos del restaurante porteño Chiquilín

El dueño de Chiquilín, Carlos Ganduglia, resiste y asegura que no cerrará.

Glovo vendió su operación a Pedidos Ya y se va del país

La española Glovo vendió su operación en América Latina y se va de Argentina

El CEO de Mercedes-Benz armó una banda con los trabajadores y tocan temas de The Rolling Stones

El CEO de Mercedes-Benz, Manuel Mantilla, une autos de lujo, utilitarios, camiones y rock

Falabella cierra su tienda más emblemática y abre retiros voluntarios en todo el país

Falabella cierra su segunda tienda en la peatonal Florida, la más emblemática

Banco Galicia se va de Instagram por las estafas virtuales

El banco de Galicia acusa a Instagram de ser la red donde ocurren las estafas