La crisis obliga a varios bares y restaurantes porteños a bajar sus persianas. Este jueves, algunos de los empleados del tenedor libre Los Maizales se presentaron a trabajar como todos los días, pero se encontraron con la puerta cerrada y un candado que ratificaba las sospechas.

Fuentes del sindicato de Gastronómicos (UTHGRA) afirmaron a BAE Negocios que el cierre del restaurante ya "está confirmado".

Por otro lado, a través de una cadena de llamados, los trabajadores se enteraron del cierre del comercio ubicado en José María Moreno 333 mientras que los proveedores "llegaban a cobrar mercadería y se encontraban con lo mismo", relató una empleada del lugar al portal Minutouno.com.

Dos de los dueños y el subgerente, Pablo Volpi, se presentaron para confirmar el cierre del comercio ícono de Caballito, custodiados por cuatro efectivos de una empresa privada y ofrecieron indemnizaciones paupérrimas a las 80 personas que trabajaban allí.

De acuerdo con el portal citado, al menos cinco empleados rechazaron la oferta. Ninguno de ellos había recibido un telegrama de despido. La quiebra del local tampoco fue presentada por los dueños de la empresa que si bien confirmó su cierre, no dio declaraciones al respecto.