A fines de 1955, nació en Almagro un restaurante que le cambió la cara al barrio. El italiano Luigi le puso de nombre Don Carlos, en honor a su suegro. En 1971, pasó a manos de Domingo Lamosa Baltasar, quien convirtió el local de Billinghurst y Valentín Gómez en la esquina de las estrellas y en la famosa Cantina Don Carlos.

Domingo fue uno de los anfitriones de restaurantes porteños más queridos por la farándula nacional e internacional, por políticos y vecinos del barrio. En diciembre del 72, sus manteles eran de papel y podían leerse escritos del poeta Julián Centella y pinturas del artista Carlos Cañas. Años más tarde, la cantina creció, se agrandó y ya los manteles de tela pasaron a la historia.

En la década del ’80, el dueño de Cantina Don Carlos decidió premiar a las personalidades del mes. En una gran cena, agasajaba a los elegidos y les entregaba el Ñoqui de Oro.

Cantina Don Carlos
En su época de esplendor, en la esquina de las estrellas

La cantina se hizo más conocida cuando comenzó a poner baldosas con estrellas con nombre de famosos en la vereda. Hoy tiene 129 estrellas dedicas a Mirtha Tinayre de Legrand, Marcelo Tinelli, Diego Maradona, Guy Williams, Isabel Sarli, José Sacristán, Lucho Avilés, Martín Karadagian, Juan M. Traverso, Enrique Macaya Marquéz, Soledad Pastoruti, Lola Flores, Showmatch, Lalo Shiffrin, Tito Lectoure, Lolita Torres, entre otros.

Gustavo Lamosa, hijo de Domingo, contó a BAE Negocios: “Mientras vivió en la Argentina, Guy Williams, más conocido como el Zorro, iba todos los domingos a comer pastas. Mirtha Legrand tenía su mesa, al entrar a la izquierda. Los políticos sabían que era el lugar para hacer buenos contactos, siempre iban Carlos Menem, Raúl Alfonsín, Daniel Scioli, Héctor Cámpora, entre otros”.

En 2015, falleció Domingo y ya nada fue igual. Su amigo Marcelo Tinelli tuiteó: "Que en paz descanses Domingo Lamosa querido!! Gracias por tanto cariño, por tanta ayuda cuando llegué a Buenos Aires y trabajaba en Radio Rivadavia. Cantina Don Carlos era mi casa. Te voy a extrañar". 

Los hijos de Domingo le vendieron en 2015 el fondo de comercio a Sergio D'Agostino, dueño de El Club del Progreso y el recordado Sabor a Tango. “Desde la muerte de mi padre, con los nuevos dueños la cantina duró cuatro años. En 2019 cerró sus puertas, antes de la llegada de la pandemia. Nos quedaron debiendo dinero y a cambio nos dieron muebles y objetos que estamos liquidando”, contó sentado en el local que abre todos los días para vender lo que le queda.

Las puertas de Don Carlos siguen abiertas, da tristeza entrar y ver a Gustavo Lamosa sentado, rodeado de objetos que se venden. Desde sillas, heladeras, platos, cubiertos, libros, ropa, damajuanas, frascos de vidrios, bandejas y hasta una Nesspreso completa por $29.000.

Todo está en venta, desde las fotos de su padre con famosos, hasta los platos que muchos como Alejandro Apo, Osvaldo Laport, Lucho Avilés, Analía Gadé, autografiaron con dedicatorias para el querido Domingo. Llevarse uno de estos platos pueden valer de $200 a $300 depende del personaje que haya dejado su firma.

Cantina Don Carlos
Los platos característicos que los famosos le dedicaban al dueño de Don Carlos, este fue firmado por Alejandro Apo.

El local de 617 metros cuadrados tiene cartel de venta. El aviso de Zonaprop cuenta que “es apto para gastronomía, cuenta con un espacio aéreo en la esquina de 35 metros cuadrados de frente, 18 metros sobre Billinghurst y 17 sobre Valentín Gómez. Cuenta con un sótano de 170 metros cuadrados con amplia cámara frigorífica, depósito y heladeras. Planta Baja de 331 metros cuadrados distribuidos entre Salón principal y gran cocina con heladeras. Además cuenta con un salón en entrepiso de 112 m2 con balcón cerrado y tiene terraza propia. El local cuenta con equipamiento gastronómico completo el cual se puede negociar. No hay posibilidad de transferir habilitación. Sin expensas”. El local se vende a 600.000 dólares.

Gustavo junto a su hermano, acompañó mucho tiempo a su padre en el negocio, pero cuando murió decidió no seguir. Desde el cierre del local, tampoco pensó en reabrirlo. “Cuando decidimos no seguir, fue un alivio. Es mucha preocupación la presión impositiva, el tema laboral, los juicios embargables, todo muy complicado, por eso cerró en 2019 y porque no tuvo un buen manejo”, señaló Gustavo Lamosa. Cuando mira las baldosas con las estrellas que puso su padre, al estilo el Paseo de la Fama de Hollywood, se pregunta si el Gobierno de la Ciudad hará algo para resguardarlas. “Son un símbolo de Buenos Aires”, aseguró.

Don Carlos
Don Carlos liquida todo en Almagro

Más notas de

Graciela Moreno

Furor por las franquicias de heladerías Lucciano's, tienen 20.000 pedidos de 50 países

La familia Otero, dueña de Lucciano

Un reconocido entrenador logró el milagro: reabre el restaurante del Club Español

Con 52 años de historia, reabre Restaurante Español, que antes era Palacio Español

Fanático de la paella, buscó el restaurante que mejor la preparaba y lo compró

Samuel Luque, compró el Restaurante del Casal de Catalunya

Abrió Live Shop en la calle Florida, una megatienda de 6.000 metros cuadrados

Inauguró la megatienda Live Shop que prometía parecerse a Bloomingdale’s

Reabrió el histórico bar La Ópera, fue remodelado y ofrece platos gourmet

Después de cinco meses cerrado, reabre el bar La Ópera

Cerró un famoso restaurante porteño y liquida todo

La Cantina Don Carlos de Almagro cerró sus puertas en 2019, antes de la pandemia, hoy liquida todo y vende la propiedad

Quién es el diseñador de Balenciaga que creó las zapatillas rotas y revoluciona la moda

Las nuevas colección de zapatillas rotas de Balenciaga que cuesta 1450 euros, 1500 dólares o más de 180.000 pesos argentinos

La maldición del lujoso piso de Corina Kavanagh: hace 15 años que no se vende

Volvió a bajar de precio el piso más caro del edificio Kavanagh

Adidas, Puma, Fila y Cheeky producirán sus prendas en Catamarca

Daniela Rabinovich de RA Intertrading instala su tercera planta en Catamarca, fabrica para Nike,Adidas y hace la camiseta de la selección nacional de fútbol.

En la terraza de un shopping, abre el restaurante y rooftop más grande de Buenos Aires

Abre el restaurante y rooftop más grande de Buenos Aires